Experiencia III Quiènes somos

Estándar

Experiencia III

Los arrepentidos de

Marcus Lindeen

000216680Experiencia III

Mariángeles Sanz

sanzm897@yahoo.com

Un micrófono de aire en el medio de la escena simula un estudio de grabación; en el que se produce un diálogo que sabremos luego real, el de dos personas suecas, sostenido ante el hecho de estar en una situación similar, aunque no igual, ya que llegaron a ella por motivos diferentes. Todos datos que aparecen en la pantalla de fondo, asì como tambièn el momento del final.  Una voz en off, construye el ojo del afuera y da instrucciones para lo que sucede,  es un interlocutor, con el que mantienen una relación de actor y director, aunque no sea ese exactamente el caso.

La sexualidad, la cuestión de género, la transexualidad, el no saber realmente que es lo que se siente dentro de un cuerpo que algún momento sentimos ajeno. Una ajenidad que nos lleva a la transformación, a un cambio que falsamente nos promete una vida nueva, mejor, intensa y feliz. Desde el vestuario contrastante, brillante para uno, sencillo y gris para el otro, y un mismo deseo, volver a ser aquello que fueron antes de la transformación.

En el medio la cuestión de un Estado presente que se hace cargo, hasta cierto límite, pero impensado para nosotros, de la situación de aquellos que se buscan a sí mismos desde lo exterior hasta lo más íntimo, en un recorrido doloroso de una subjetividad que aparece como inestable, rodeada por el maltrato de una sociedad que no comprende y acepta de mala gana.

La reconstrucción utiliza el discurso al que se le suman fotografías que van certificando las sucesivas transformaciones, de hombre a mujer y luego otra vez a hombre, recuperando en lo posible los atributos masculinos, o en trance de hacerlo. La puesta nos deja el interrogante de la incertidumbre de los personajes, pero además de la debilidad de la frontera de los géneros y el deseo, o la dificultad de construcción de la subjetividad, cuando no obedecemos al mandato social, y sentimos que no encajamos en sus leyes y en sus prejuicios.

Las actuaciones son excelentes, el tránsito de la puesta ágil, y la propuesta interesante en la mirada discordante con la seguridad de afirmación de algunas subjetividades. ¿Quiénes somos, y quiénes queremos continuar siendo? No es una certeza, sino una posible mutabilidad acuciada por el entorno, y la mirada de los otros, tan inquietante como necesaria. Nos construimos a partir de esa mirada, y nos deconstruimos cuando esa mirada no produce bienestar en nosotros. Entonces: ¿la estabilidad de nuestro deseo es un mito?

Para nosotros, latinoamericanos con otras urgencias, nos parece distante tal vez la problemática si la leemos sólo en la concreción de un deseo con el apoyo de un Estado omnipresente, que puede, porque parece tener resueltas otras problemáticas, dar sentido a la transexualidad, aunque ponga límites. Sin embargo, hay algo en el orden de lo filosófico que nos toca a todos, y pasa por la construcción de la identidad de género. Para reflexionar.

Ficha técnica: Experiencia III: Los arrepentidos de Marcus Lindeen. Actúan: Mónica Raiola y Luciano Suardi. Adaptación y dirección: Daniel Veronese. Asistencia de dirección: Gonzalo Martínez. Luces: Ricardo Sica. Producción: Jonathan Zak y Maxime Seugè / t4. Prensa: Marisol Cambre.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s