El juicio de la manzana de Nicolás Piazzo

Estándar

El Juicio de la manzana de Nicolás Piazzo

La alegoría de la manzana, o el juicio a las hijas de Eva

Centro Litoral / Santa Fé

Mariángeles Sanz

sanzm897@yahoo.com

Nicolás Piazzo construye una dramaturgia a partir de la farsa, de la parodia, una alegoría sobre el juicio eterno hacia lo femenino, desplazado a la fruta que provocó, según el relato bíblico, la caída y la pérdida del paraíso terrenal. Una manzana acusada de asesina, de victimaria indirecta que provoca en el hombre que intenta comerla un ahogo al primer mordisco. Atragantado Carlos Algarañaz muere, el juicio que se lleva adelante en la verdulería, va deviniendo en justicia que pasa del objeto natural, a la naturaleza humana de la mujer: Eva, la madrastra de Blancanieves.

Con un defensor que apenas intenta una pálida defensa de su cliente, aclara que el Estado lo nombró, la acusada es declarada culpable, ante la mirada atónita de la propia Eva, que reclamada como testigo del fiscal, aclara que la manzana, la serpiente y el pecado son una historia construida por Adán. Es decir, una post-verdad, una fake news vieja como el tiempo y que fue condicionando la vida y los hechos de todas las mujeres desde el principio, fuera del Edén.

Mujer o manzana culpables como estigma sin discusión, porque así está marcado por la tradición patriarcal, pero otros vientos van dejando desnudo el árbol del bien y del mal, y tal vez, la verdad pueda por una vez ser el ariete de las víctimas, tratadas siempre como las victimarias de un mundo que las calla, y las prohíbe ser, porque en el fondo las teme.

Para marcar lo disparatado del acontecimiento, los personajes están construidos desde el humor y el ridículo del lenguaje y de la acción, desde la informalidad de un vestuario colorido e inapropiado para los cargos que desempeñan. Sus nombres también conforman esa estructurada grotesca, el juez se llama Verdura. Todo dispuesto en un espacio escénico de una verdulería, allí donde es encontrada la manzana, en el hábitat que el hombre le ha dispuesto luego de arrebatarla del árbol para ser consumida. Para situar el extrañamiento del lugar, el almanaque que cuelga de la pared, es una pintura reconocida de René Magritte con una manzana roja, como la acusada, en la boca. (1)

Un colorido vibrante en el vestuario y la escenografía, una música que acompaña con acierto el discurrir de la intriga, muy buenas actuaciones, la creación de un clima entre la humorada y la reflexión que la misma se propone, la magia como procedimiento, son los elementos que construyen una poética, que con elementos simples pero eficaces, pone en el centro la discusión a la mujer y la culpabilización de su deseo.

Ficha técnica: “El Juicio de la manzana” de Nicolás Piazzo. Elenco: Virginia Álvarez, Héctor Ansaldi, Alexis Bresson, María Eugenia De Rosa, Diego Agustín Jozami, Nicolás Tarzaghi. Música original: Pedro Jozami. Diseño y realización de escenografía: Ignacio Almeyda. Diseño de vestuario: Ramiro Sorreguieta. Asistencia de vestuario: Liza Tanoni. Realización de vestuario: María Isabel Salguero. Maquillaje y peinado: María Soledad Prince. Asistencia de efectos de magia: Diego Agustín Jozami. Diseño y operación de luces: Ignacio Almeyda. Operadora de sonido: María Franchi. Dirección: Adrián Giampani. La puesta fue filmada en Rosario, Santa Fé, en colaboración con el Instituto Nacional de Teatro.

(1) En la pintura la manzana es verde

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s