Archivo de la categoría: Comedia del Arte

Ahora. Homenaje a la Commedia dell’arte de Marcelo Savignone y Alfredo Iriarte

Estándar

Ahora. Homenaje a la Commedia dell’arte

de Marcelo Savignone y Alfredo Iriarte

Un actor que se convierte en la voz de muchos, en el dolor de otros tantos y es ahí cuando la risa se convierte en nuestra mejor venganza1

AHORA_FlyerOKAzucena Ester Joffe

La indudable pregnacia escénica de Marcelo Savignone, su adecuación al personaje en cada gesto, en cada movimiento y en cada registro de su voz, nos permite hablar de una poética de “marca registrada”. Una trayectoria artística que da cuenta de su particular mirada sobre el hacer teatral, para el deleite del público, y que refuerza la idea de un teatro vivo más allá de políticas gubernamentales neoliberales y confusas. Si bien la Commedia dell’arte nació en Italia a mediados del siglo XVI recién habría tomado este nombre en el siglo XVIII. Hoy, pleno siglo XXI, se actualizan muchos de sus recursos para atravesar nuestra cotidianidad, pues es necesario el humor para reirnos de nosotros mismos y de nuestra actual coyuntura política.

La obra que nos ocupa, Ahora. Homenaje a la Commedia dell’arte, cerraría la trilogía que comenzó con Vivo (2013)2 y continuó con En sincro (2014)3. Antes de ingresar a la Sala mientras esperamos, una persona de la producción se acerca, grabador en mano, para que dejemos un refrán, un sueño o una frase. Luego a partir de este registro, de datos azarosos propuestos por parte de la concurrencia (algunos luego podrán reconocerse) se inicia el juego escénico a mitad de camino entre la improvisación, las máscaras grotescas / los títeres y la música. A partir de la voz en off de una espectadora y su sueño, “cuando era niña soñaba que mis padres me dejaban en un campamento”, comenzó el espectáculo con la historia de un primer beso que luego sería robado a la profesora de matématicas. ahora entera 4

En el centro del amplio espacio escénico se encuentra una pequeña tarima donde irán surgiendo, como por encanto, algunos de los tradicionales personajes del “bando rídiculo” de la Commedia dell’arte: Arlecchino, el humilde servidor que es vendido como sirviente muerto; Pantalone, el famoso comerciante con su larga nariz; el Dottore, con su forma extraña de hablar y su panza postiza al descubierto y el Capitano, el soldado fanfarrón. Hay dos microhistorias, por una lado, el campamento y el primer amor y, por otro, el criado que no quiere estar muerto y que con sus amos buscarán un final para la comedia improvisada.Ahora A-4304 Ambas breves narraciones se van entrelazando de forma imprevista. El hilo conductor entre las breves escenas es el humor constante, la ductilidad expresiva de Savignone hace el resto. La precisa iluminación recorta su figura y focaliza nuestra atenta mirada y en otros momentos, como en el teatro de sombras, las imágenes visuales se vuelven oníricas. Un relato creativo atravesado por la música y las canciones en vivo, también improvisadas según lo grabado con anterioridad, y la musicalidad propia del cuerpo del comediante que es dicho en escena. Una propuesta fresca, espontánea, que mantiene el ritmo interno y la fantasía del movimiento desde su comienzo, y permite que el público se lleve una franca sonrisa, pues hemos aceptado ser parte de la ficción. El cuerpo del protagonista es la mejor herramienta en el devenir teatral cuando la solidez de su trabajo actoral lo transforma en el demiurgo y en su creación al mismo tiempo.Ahora A-4495

Ficha técnica: Ahora. Homenaje a la Commedia dell’arte de Marcelo Savignone y Alfredo Iriarte. Actúan: Marcelo Savignone y Víctor Malagrino. Asistencia y colaboración artística: Sergio Berón. Entrenamiento en máscaras: Jorge Costa. Escultor de máscaras: Alfredo Iriarte. Sombreros y accesorios: Gabriela Guastavino. Realización de títeres: Alfredo Iriarte y Gabriela Guastavino. Vestuario: Mercedes Colombo. Iluminación: Ignacio Riveros. Escenografía: Mirella Hoijman. Realizaciones: Ariel Vaccaro. Community management: Belén Robaina. Fotografías: Cristian Holzmann. Diseño: ED. Prensa: Marisol Cambre. Producción Ejecutiva: Sebastián Romero. Producción General: Producciones Belisarias. Dirección: Marcelo Savignone. La Carpintería Teatro. Estreno: 29/05/2016. Duración 60′.

1 Según programa de mano

Inferno de Felipe Cabezas

Estándar

Inferno
de Felipe Cabezas
Es Tristano Martinelli, Arlecchino

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

cartel INFERNO BAUn cuerpo del actor, una sala de espectadores ansiosos, aunque fuera sólo uno, y el talento, la creatividad, y la fuerza de la Commedia dell’Arte atravesándolo todo, la escena y el afuera, y al creador, al que disfruta de un juego inacabable, el de la fantasía de ser otro, distinto, de componer personajes disímiles que se funden en uno solo. La historia de la creación de Arlequín de la mano de Felipe Cabezas, con su inconfundible máscara, es una experiencia enriquecedora para la mirada atenta de quien quiere aprender una paleta de colores en el registro de la voz, de recursos en el movimiento escénico, del trabajo sobre y desde un cuerpo que le pertenece y que es a la vez el títere y el titiritero. Un cuerpo que narra, una voz que cuenta el relato de un contexto de guerra, peste y dolor, y que expresa a través del arte la posibilidad de sortear todo desde el prodigio de la escena. La lucha de las compañías trashumantes, entre el imaginario siempre activo y la confianza en la rutina, la mirada en un horizonte de búsqueda. Con un baúl y pocos elementos el actor nos traslada a un tiempo hoy ya mítico, y nos hace ver y sentir los avatares de su historia sin que dudemos de que ella sea como nos es contada. El humor y la desmesura nos llevan a la risa franca, y a pensar cuán largo y difícil es el camino de la teatralidad, mientras no dudamos de la necesidad de su existencia, sobre todo dentro de una realidad concreta de una dureza inconmensurable como la de la muerte, segura e implacable. El arte es para el hombre la búsqueda incansable de una eternidad que le está vedada de otra forma, una resistencia a la nada, una forma sublime de permanencia en el tiempo. El arte desfachatado y procaz de los comediantes de caminos, de aquellos que construyen un estereotipo, fácilmente reconocible por un público que quiere ver en ellos la posibilidad cierta del exceso, de lo prohibido en otro contexto, y en sus mismas personas, que disfrutan de las alegrías y se ríen de las vicisitudes de los personajes, que saben las historias pero quieren ver de nuevo su presencia en esos cuerpos que dan todo de sí; así es el espectáculo que el actor catalán ofrece en la Sala de Andamio 90 junto a un seminario para actores interesados en esta poética sin tiempo. El actor que encarna es, casi podríamos afirmar, el primero que compuso el tipo, del cual apenas si hay datos biográficos, Tristano Martinelli, aunque se sabe de un antecesor que se llamó Alberto inferno-t_4719chMerluza [1]. Con su media máscara Cabezas pasa de la figura de la persona del actor al personaje, con una ductilidad asombrosa. Un cuerpo grotesco, un cuerpo unido al cosmos, al tiempo pasado y al presente, un cuerpo que adquiere un espesor único en el espacio íntimo, entre el infierno y el relato. Pues no está escindido como sería el cuerpo cartesiano entre mente y espíritu sino que, por el contrario: el intérprete / comediante / personaje / bufón / pobre diablo es la misma materia que tiene como soporte físico a Felipe Cabezas. Por lo tanto, el canevas que se va tejiendo ante nuestra atenta mirada no tiene imperfecciones, es una escritura escénica artesanal que nos une al ritual y hace estallar el artificio, que da cuenta de profesionalismo, de la técnica y de la investigación constante en las posibilidades expresivas corporales y verbales del actor y del personaje. Como el ave Fénix resurgió de sus propias cenizas, así renace Arelecchino / Arlequín ante nuestra atenta mirada y quizá sea el mejor homenaje para esta particular criatura de la Commedia dell’Arte.

Ficha técnica: Inferno de Felipe Cabezas. Intérprete: Felipe Cabezas. Gira Internacional 2015. Sala Andamio 90.

1 El origen del personajes es mucho más antiguo, ya que está vinculado a los rituales agrícolas, es también Arlequín el nombre de un demonio ctónico, es decir, bajo tierra, ya en el siglo XII, Ordarico Vitale en su Historia Eclesiástica habla de una familia Herlechini, una procesión de almas muertas impulsadas por este demonio / gigante. El charivari estará asociado con la figura Hallequín. Un demonio aún más conocido por un nombre que se asemeja mucho a la de Arlequín fue “Alichino Dante” y aparece en Inferno como la cabeza de un linaje diabólico. (Wikipedia)