Archivo de la categoría: Uncategorized

IX Festival Latinoamericano de Poesía

Estándar

imagen festival_luAgosto Poético

El martes 15 de agosto a las 19 hs. comienza la Novena Edición del Festival Latinoamericano de Poesía en el Centro. La apertura estará a cargo de la actriz, cantante y poeta Virginia Innocenti, quien junto a Sergio Zabala presentará el espectáculo “En la Luna, Canciones de amor”. Participaran poetas nacionales como así también de España, Cuba, Paraguay, Ecuador, Uruguay, Colombia y Bolivia. El festival incluye mesas de lectura; dos encuentros de debate y reflexión; un panel teórico coordinado por el crítico Jorge Dubatti; una Feria de editoriales de poesía, junto con dos programaciones especiales (Ciclo Agosto Poético) con diferentes espectáculos, en su mayoría estrenos, tanto de teatro como de música, ligados en su contenido a la experiencia poética.  En el Centro Cultural de la Cooperación Floreal Gorini (Av. Corrientes 1543) y en el Museo Etnográfico (Moreno 350). ENTRADA LIBRE Y GRATUITA // + Info: http://festivalpoesiaenelcentro.blogspot.com.ar/

Una amistad entrañable, Mi perro López

Estándar

Una amistad entrañable, Mi perro López

FOTO DE ESCENA MPL PH Matias Sanchez de BustamanteSusana Llahí – chumbitoplus@yahoo.com.ar

Omar Calicchio y Gustavo Monje a los que recordamos como protagonistas de muchos de los éxitos de Hugo Midón y que en forma personal los ubico en ese espectáculo maravilloso que fue Stan y Oliver, protagonizan en esta oportunidad Mi perro López, una historia plena de ternura.

Chico Sampaglioni es un niño un tanto tímido y torpe debido a que debe usar anteojos porque es muy pero muy corto de vista. Un día encuentra a López, perro callejero, y juntos (luego de superar la resistencia de la mamá), se hacen muy amigos, protagonizan muchas aventuras, se sostienen mutuamente y felices, pasan toda una vida juntos… (Claro, como corresponde a las leyes de la naturaleza, la vida de López es más corta.)

En un momento en que uno se apoya tanto en la tecnología, terminamos dándonos cuenta de que estamos más incomunicados que antes, que la comunicación está en otra parte, como en este caso, en la amistad entre un niño y un perro, dos personajes que, confirman aquello de que “el perro es el mejor amigo del hombre”. Bien sabemos de lo fuerte que puede ser la amistad con un perro, superando ampliamente las barreras que distancian lo humano de lo animal.

Si bien es cierto que el conjunto de actores desarrolla muy buenas actuaciones, la comicidad se centra en los personajes de Chico Zampaglioni y su perro López. Por momentos Chico desarrolla una actuación amaquietada que evidencia la inseguridad que le produce el uso de los anteojos, inseguridad que también proviene de la burla que sufre de parte de sus compañeros. Con la aparición de López el joven cobra confianza, reafirma su personalidad y el estilo de actuación cambia también, se transforma en un joven que sabe lo que quiere, como por ejemplo, estudiar en Bellas Artes y animarse a múltiples aventuras con su querido perro. Los tonos plenos de matices, buscan manifestar los sentimientos que experimentan a medida que se van encariñando mutuamente. lopez (184)

Chico y López viven juntos muchos años, tantos como puede vivir un perro. Finalmente… López invita a Chico para ir a la plaza junto con sus amigos, los perros callejeros, le dice que debe emprender un viaje: “los perros vienen y se van”. Esta escena está planteada con gran sutileza, es, en sí misma, un momento mágico y sumamente conmovedor que deja bien en claro la muerte del perro. Hubo muchas exclamaciones, muchos Ah!!!! Entre los pequeños espectadores, Pero, aunque López apareció en el cuadro final, a nadie le quedó duda sobre la muerte del perro pero tampoco tristeza, porque enseguida Chico aclaró que en cada uno de los callejeros había un poquito de López y que él se ocuparía de todos ellos.

Una puesta donde todos los signos escénicos armonizan para concretar un espectáculo de muy buen nivel: historia, actuaciones, voces, coreografías, escenografía responden a un dramaturgo y director de amplia y meritoria trayectoria.FOTO DE ESCENA MPL PH Matias Sanchez de Bustamante.jpg 2

Mi perro López. Teatro: CC 25 de Mayo. Triunvirato 4444. Villa Urquiza- T.E. 4524-7997. Domingos 14 hs. En vacaciones de invierno: de martes a domingos 14 hs. Libro y letras: Gastón Cerana. Música original: Gastón Cerana – Leonardo Stefoni. Dirección: Gastón Cerana – Omar Calicchio. Elenco: Omar Calicchio – Gustavo Monje – Diego Sassi Alcalá – Andrea Lovera – Mariano Magnifico – Romina Ruíz – Juan Ignacio López (al piano). Dirección coreográfica: Verónica Pécollo. Diseño de escenografía y vestuario: Vanesa Abramovich. Dirección vocal: Andrea Lovera. Diseño de luces: Juan García. Diseño gráfico: Aba Ideas. Video y fotografía: Matías Sánchez de Bustamante. Voz en off: Veronika Silva. Prensa: Varas Otero. Asistente de producción: Pachi Lucas. Asistente de escenario: Germán Martins. Asistente de dirección: Juan Gabriel Yacar- Producción Artística: Gonzalo Castagnino – Juan Bautista Sasaiñ. Producción ejecutiva: Andrés Ciprita – Jorge Lockett – Marcelo Lombardo – Daniel Verchelli 

#NiUnaMenos, volvemos a las calles

Estándar

#NiUnaMenos este sábado concentrará a las 16 en Congreso rumbo a Plaza de Mayo

“Las organizadoras invitaron a marchar con cintas violetas que simbolizan las marcas que deja la violencia en el cuerpo de las mujeres y pidieron que los lazos se vayan anudando en los edificios públicos a lo largo de todo el recorrido”

http://www.telam.com.ar/notas/201706/191126-ni-una-menos-junio-2017.html

No me pienso morir de Mariana Chaud

Estándar

No me pienso morir de Mariana Chaud

unnamedLos ecos del pasado se actualizan

Azucena Ester Joffe

La escritura dramática de Mariana Chaud fragmenta las coordenadas espacio-temporales en la historia íntima de Amalia, historia en la cual los recuerdo son hoy su necesario presente, esos momentos en que ella tenía juventud, belleza, sueños, y una posición económica privilegiada para respaldar cierta actitud arbitraria. El reducido espacio escénico semicircular de la sala Orestes Caviglia es el marco perfecto para la ficción, un “relato de vida”, entre los recuerdos juveniles y el ahora que se va desgranando hacia un final inevitable. El dispositivo escénico de manera precisa construye estos dos tiempos que se cruzan constantemente. Por un lado, el pasado durante la travesía a bordo del barco que trae a la joven Amalia para contraer matrimonio a nuestro país; y, por otro, el presente en la casona en la cual vive también su hija, quien intenta construir una relación más cercana con su madre, en tanto sus dos hijos y una amiga en común parecen estar inmersos en cierto estado de apatía. Y un no-lugar donde ambas Amelias se observan, se rozan, como en un estado permanente de vigilia en los pliegues de la memoria, capas de un pasado afortunado, que la mujer adulta puede atravesar sin resistencia, con libre albedrío. 000157746La señora Graciela Dufau tiene la pregnancia escénica para darle a su Amalia la intensidad que requiere el personaje, una mujer que ha sabido disfrutar de la vida y que añora esa exposición pública constante. Mientras, Claudia Cantero, le otorga una textura sólida a su Irma, hija y madre que intenta hacer su duelo por la separación matrimonial tratando de encontrar el equilibrio en las relaciones familiares. Maruja Bustamante también de forma acertada construye a la joven Pepa que acompañaba a aquella Amalia en sus años de juventud. Y no dudamos que los altibajos por parte de algunos integrantes del elenco alcanzarán el registro acorde a sus criaturas en las sucesivas representaciones. Por otra parte, el vestuario y la escenografía juegan con nuestra imaginación, porque el pasado se dilata a la época del camisón de satén mientras el presente nos resulta actual. En tanto, la precisa iluminación, sin saturar, delimita cada espacio y deja suspendido esa otra zona, de tal forma que el relato es un devenir que mantiene el ritmo sostenido desde su inicio. 000157744

Ficha técnica: No me pienso morir de Mariana Chaud. Elenco: Sofía Brito (Amalia joven), Maruja Bustamante (Pepa), Claudia Cantero (Irma), Graciela Dufau (Amalia), Tatiana Emede (Juana), Julián Larquier Tellarini (Lucas), Andrés Rasdolsky (Pablo). Producción: Santiago Carranza. Asistencia de escenografía y vestuario: Estefanía Bonessa. Asistencia de dirección: Marcelo Mendez. Colaboración artística: Pablo Quiroga. Música original: Fernando Tur. Iluminación: Matías Sendón. Vestuario y escenografía: Gabriela Aurora Fernández. Dirección: Mariana Chaud. Teatro Cervantes: sala Orestes Caviglia. Estreno: 04/05/2017. Duración: 60′.

Teatroxlaidentidad llega a Gualeguaychú!

Estándar

Teatroxlaidentidad llega a Gualeguaychú!

El próximo viernes 24 de febrero a las 21 horas, los miembros de la agrupación Teatroxlaidentidad, encabezados por el muñeco de una Abuela gigante de 5 mts. de altura que escenificará “el encuentro”, desfilarán en el Carnaval Popular Matecito, y el sábado 25 de febrero a las 21.30 en el Corsódromo del tradicional Carnaval de la ciudad de Gualeguaychú. Contarán con la participación especial del grupo de percusión Cafundó.

Una vez más y visibilizando la necesidad de acompañar a las Abuelas de Plaza de Mayo en su búsqueda, Teatroxlaidentidad participará en los Carnavales, como lo ha hecho durante años en los corsos porteños.


Presenciá la búsqueda, no te pierdas el abrazo.
#TeatroxlaidentidadCarnavales#txi-en-carnavales-2017

Prensa: Walter Duche – Alejandro Zarate

4544-8799 / 15-5808 1039 / 15-58081043

Horario de atención: Lunes a viernes de 11 a 18 horas
prensa@duchezarate.com.ar / www.duchezarate.com.ar

Seguinos en Twitter: @duchezarate y en Facebook: duchezarate

Instagram: duchezarate

50 años rock, lado A: 50 bandas argentinas fundamentales

Estándar

50 años rock, lado A: 50 bandas argentinas fundamentales

Miguel Ángel Dente, Daniel Gaguine y Matías Recis

Ediciones Disconario, 2016

Páginas 180

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

image57ce0fe2d4ede4.65395802Con prólogo de Litto Nebbia comenzamos un recorrido por la historia del Rock argentino, y también de los hombres que lo constituyeron bajo la mirada apasionada de tres fervientes seguidores. Es muy buena idea, dice el músico al comienzo, llevar adelante la historia de una música que llegó allá por los cincuenta y que tiene hasta hoy, con los cambios y mixturas necesarias, un peso específico decisivo en el campo de la música nacional. Sus autores presentan este volumen como lado A, a semejanza de un disco, y prometen la pronta realización del lado B, para que el espectro quede lo más completo posible; aunque uno imagina que cuando se lleva adelante un trabajo como éste, el proceso de selección es arduo y deja en el camino mucho de lo que se hubiera deseado incluir. Desde Los Gatos hasta Sumo a mediados de los años ochenta, la textualidad del libro nos ofrece un recorrido, por de más interesante, de una historia que es patrimonio de nuestro campo cultural.

Cada agrupación, cada década, tienen una razón de ser, una explicación. Siempre hay un marco social y cultural que explica por qué fueron sucediendo las cuestiones musicales. Las letras, las maneras de cantar, los estilos grupales, la imagen, los sonidos, todo tiene una respuesta y, por cierto, un origen. Lo mismo que sucede con el tango, donde no hay Alfredo Gobbi sin Juan D’Arienzo ni Astor Piazzolla sin Aníbal Troilo. Tampoco Hermanos Expósito sin Gardel – Le Pera ni Horacio Ferrer sin Homero Manzi. (008)

Con una estructura de diseño que incluye, reportajes, historias desconocidas en la voz de los protagonistas, material visual que nos trae el recuerdo de aquellas tapas de los discos que hicieron el imaginario de muchos de nosotros, un registro exhaustivo de los programas y de los lugares donde se llevaban a cabo las presentaciones; desde allí los diferentes grupos de rock surgen entre las páginas del libro, se hacen presentes desde la palabra para el resguardo necesario de una cultura que necesitamos con urgencia completar para la construcción de una entidad que nos albergue. Como solistas o en grupos, los nombres son el emblema de una época de revueltas estudiantiles, de política a flor de piel, de movimientos americanistas, que fueron atravesados sin embargo, por una música foránea, que a pesar de su extranjería supo construir y construirse como el símbolo de gran parte de la juventud. Miguel Cantilo y su Marcha de la bronca, Moris y su tema El oso, Almendra y Muchacha ojos de papel, no son sólo la corriente de época en cuanto a la música, son nuestras en la profundidad de sus letras que traducían desde la poesía más de un sentimiento, más de una esperanza y la necesidad de una voz que nos representara. El espectro es tan amplio que permite visualizar las tendencias en lo sonoro y en las temáticas, y dar cuenta de cómo era de complejo el escenario social donde se desarrollaban los trabajos. Y por detrás de la trama, no sólo aparecen sus protagonistas sino todo el tejido necesario de producción que fue indispensable para que se llegara a una manifestación musical de época, rica en materiales, nutricia en su diferencia con el género de origen, y constitutiva por mucho tiempo de los grupos que le siguieron. Es así, que la figura de Jorge Álvarez, surge detrás de muchos de los protagonistas.

Desde el inicio, “intro”, los autores marcan algunas consideraciones para que el lector pueda realizar su propio recorrido según sus preferencias e inquietudes. Este libro surge de la necesidad y el compromiso de reflejar “la importancia que han tenido las grandes bandas en toda esta [nuestra] historia”.

En el track 00, junto con los orígenes del rock argentino, aparece descripta la fuerte e insoslayable presencia de solistas de la talla de Moris o Tanguito […] también fue incluido Los Shakers, troupe de uruguayos que por entonces triunfa en la Argentina e influye notablemente en nuestro rock […]

En los anexos finales se incorporan otras bandas importantes y representativas de las distinas corrientes musicales y algunas trayectorias como solistas que merecen ser destacadas. (011)

Una historia que se inició con el primer grupo de rock and roll local, Mr. Roll y Sus Rockers, formado por Eddie Pequenino en la década del ’50. En una coyuntura atravesada por el auge de la radio, el alcance de la incipiente televisión y el cine, que se empieza a entender como producto de la cultura, constituyendo los soportes oportunos y necesarios para su difusión y masificación.

Sólo a modo introductorio realizamos un breve comentario sobre 2 de las 25 bandas fundamentales de esta primera parte, así cada lector podrá ingresar de forma espontánea y leer -o escuchar- el relato ameno de muchos de los músicos, productores, sonidistas, … que fueron y son parte de nuestro rock. Desde Los Gatos hasta Sumo pasando, entre otros, por Manal, Almendra, La Pesada, Vox Dei, Pappo’s Blues, Pescado Rabioso, Sui Generis, Serú Girán, Riff, Los Abuelos de la Nada, Zas, V8, Memphis, Los Violadores y Virus.

1967 los gatos”

En pleno gobierno de facto de Juan Carlos Onganía, los autores siguen el recorrido del grupo desde sus comienzos como The wild cats en su Rosario natal, hasta su llegada a Buenos Aires, al programa que se transmitía por canal 13, Escala musical, donde finalmente serán Los gatos, sin más. La estructura del análisis que los autores proponen, se construye, partiendo desde el origen, sus integrantes, los espacios: El bar La Perla, La cueva, sus shows, su canción exitosa, y una breve pero jugosa entrega de los principales protagonistas, en este caso Litto Nebbia, Ciro Flogiatta y Alfredo Toth. La creación de La Balsa, es un éxito que aún hoy estremece a quien al escucharla siente una época atravesando su cuerpo en una memoria que va más allá de lo musical. “A pesar de que la canción supo reflejar a la perfección aquella pasión adolescente, hizo popular al grupo en toda Latinoamérica y llegó a contar con más de cien versiones, …” Recuerdan que mientras Onganía estaba en el poder ocurrían desmanes hacia los estudiantes en la Universidad, “un grupo de loquitos con pelo largo, decide construir una nueva música que los represente, cantada en su idioma, con una ideología colmada de sueños y raíces espirituales […] (017)

1970 manal”

El rock, sus mixturas, sus letras, su relación íntima con el teatro, como en otro tiempo fue también el tango, la relación con la música de jazz, la relación con la grabadora Mandioca fundada por Jorge Alvarez y su baterista Javier Martinez, creador también de muchas de sus letras, conforman el apartado del origen de la banda, donde en una apretada síntesis cabe toda la información necesaria para el interesado en contener la historia del grupo, historias y anécdotas que debe saber para después desplegar, según su interés, cada uno de los temas expuestos. Esa concentración necesaria de la distribución de los temas y los autores del movimiento llamado rock nacional, es inspiradora para la búsqueda de una lectura posterior específica de aquellos puntos que puedan llamar al lector a la curiosidad o la nostalgia. Por ejemplo, para la gente que trabajamos sobre la teatralidad de la época, la relación del grupo con Jaime Kogan en el Teatro Payró en cuanto a la música de la puesta Viet- rock, es un tema que no sólo nos interesa sino que nos lleva a entablar una investigación profunda de simbiosis disciplinaria. La canción que los identificará será tras el proceso de constitución, Jugo de tomate compuesta por Martínez en el mítico bar La Perla. “Con la armónica en un papel preponderante, el tema es uno de esos “spirituals porteños” de acuerdo al leal saber y entendimiento del periodista Juan Carlos Kreimer, en su definición que acompañaba el sobre interno del vinilo” (027)

En este interesante y necesario trabajo confluyen la investigación y el registro de forma acabada, va más alla de una historia del rock nacional, porque no es igual a nada de lo ya publicado. No sólo por su valor documental sino también porque le otorga total autonomía a su lector, sin importar su edad. Así cada recorrido será diferente, pues cada uno de nosotros irá armando su lectura desde las diferentes aristas a partir del diseño gráfico y de su contenido. Si bien siempre hay un punto de vista a la hora de editar y/o producir el recorte del objeto de estudio, aquí se logra un cierto tono de “crudo” producto de las entrevistas que le otorgan singular autenticidad. Como si se proyectara en nuestra imaginación un documental pero casi sin voz en off, porque es pura fuente primaria; porque es un texto vivo construido con los relatos de vida de sus protagonistas, sus impresiones, sus anécdotas, sus recuerdos,… Los co-autores están detrás, obviamente, pero dejando que la historia sea dicha por sus interlocutores. No encontraremos aproximaciones ni conclusiones, porque no es esa la propuesta de Dente, Gaguine y Recis. Quizá podríamos pensar que es un polifónico disco de vinilo en formato de libro, un LP que en su lado A contiene a las primeras 25 bandas argentinas fundamentales.

Sólo nos resta una pregunta: cuándo podremos disfrutar, leer o escuchar, el lado B?