Archivo de la etiqueta: Alejandro Vizzotti

El misterio del ramo de rosas de Manuel Puig

Estándar

El misterio del ramo de rosas de Manuel Puig

Una obra compleja, de subjetividades espiraladas.

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

1522859505833_POSTAL 10 x 15 frenteManuel Puig construye la intriga de El misterio del ramo de rosas de la mano de dos personajes, que traen desde la memoria los fantasmas que se acercan a su vida en un momento donde la realidad se divide dicotómicamente entre la salud y la enfermedad. Estrenada en Londres en 1987, es un dueto entre dos personajes femeninos en una situación particular. Necesarias una para la otra, las dos mujeres son como una cinta de moebius que se retroalimenta en los diálogos que van develando, quien es quien en la historia. La fuerza y la debilidad del personaje: Paciente (Claudia Mac Auliffe), se transforma en fuerza ante la asimetría de clase. Ella puede mandar, porque tiene poder sobre los otros, y aunque parezca enferma también sobre sí misma. Su estado es una provocación hacia el mundo. Enfermera (Sonia Novello), cuenta con la necesidad, y su debilidad mayor es la compasión que siente por esa mujer con poder, que requiere atención y la consigue a medias a partir de la enfermedad.

Consultadas ambas actrices nos revelan el por qué de la elección de una pieza dramática, intimista y de difícil resolución escénica:

¿Claudia / Sonia cómo surge la idea de volver a trabajar juntas?

Con Claudia conformamos un grupo que ya tiene 10 años, junto a Alejandro Vizzotti como Director. Desde nuestra primer obra se armó un buen equipo sin plantearlo demasiado, se fue dando, y cada fin de proyecto nos encontraba buscando material para un próximo. Con la puesta anterior [Casi un feliz encuentro1] de G. Gambaro dijimos: ¡¡Formalicemos!! Sumamos a un asistente y productor, que es mucho más, Marco Riccobene, y surgió el nombre “De carencia virtú”. En referencia a una crítica que nos hicieron sobre una obra de H. Pinter en la que la periodista -hablando muy bien de la obra- dijo de nuestra austera puesta: “Haciendo de la carencia virtú…”. Nos encantó porque nos identificamos con eso de la poca escenografía, pocos elementos… 000178129

¿Cómo fue el proceso creativo? Teniendo en cuenta que la obra anterior también fue dirigida por Alejandro Vizzotti

Vizzotti nos propuso la obra de M. Puig después de la experiencia anterior, que fue muy feliz para nosotras. Queríamos hacer otra obra de dos personajes femeninos y Vizzo’ (así le decimos) nos propuso Misterio del ramo de rosas. Nos pareció muy difícil desde el comienzo pero nos gustó el desafío. Después de haber hecho Pinter y Gambaro confirmamos que queremos hacer autores prestigiosos, cuyas obras tengan un valor literario. Es nuestra marca. La verdad no pensamos en qué vende más o menos, pensamos en ser honestos con nosotros mismos. Que las obras nos enamoren y es lo que nos pasa con cada una que abordamos. Vizzo, formado principalmente con Szchuchmacher, es al igual que su Maestro un gran admirador y conocedor de estos importantes autores.

¿Cuáles fueron los desafíos al construir esos dos mundos -el real y el onírico- en escena?

El desafío era el recorte en escena y el desdoblamiento de nuestros personajes, en donde sin cambiar de vestuario teníamos que jugar esos otros roles. Y la primer herramienta que tenemos, siempre a mano, con Claudia es el juego, la diversión, la fuga para después volver con más confianza, tomadas por otras formas, colores, y por supuesto con mucho de prueba y error, y más error,… Vizzo nos decía -y lo sigue haciendo: “Puig escribió esto para que ustedes actúen”. Pensándolo así ¿cómo no enamorarse del texto? ¿cómo no ponerse a disposición? En eso estamos en cada presentación de la obra, con aciertos y errores, seguimos buscando y nos divertimos seguro.

Entonces ¿el próximo proyecto juntas estaría en la misma línea de escritores?

No sabemos aún. Ya encontraremos algún pretexto para seguir divirtiéndonos. ¡Y enamorarnos del que venga!000178481

Ficha técnica: El misterio del ramo de rosas de Manuel Puig. Actrices: Claudia Mac Auliffe, Sonia Novello. Escenografía: Ariel Vaccaro. Iluminación: Mariano Dobrysz. Diseño de vestuario: Merlina Molina Castaño. Musicalización: Zypce. Fotografía: Marco Riccobene. Asesoramiento Corporal: Debora Zanolli. Asistencia de dirección y Producción ejecutiva: Marco Riccobene. Dirección: Alejandro Vizzotti. Compañía: De Carencia Virtú. Teatro Payro. Estreno: 22/04/2018. Funciones: domingos 18 hs.

Anuncios

Casi un feliz encuentro de Griselda Gambaro

Estándar

Casi un feliz encuentro de Griselda Gambaro

Lo tuyo y lo mío

12809769_1130362560320689_5873097103557940800_nAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Griselda Gambaro siempre tiene la virtud de expurgar con un estilete las relaciones humanas, y darnos con la eficacia del oficio la oportunidad de asistir a diálogos cortos pero punzantes, ágiles, donde lo no dicho guarda mayor contenido semántico que las palabras. Una metáfora de nosotros mismos, como individuos y como sociedad. La dirección de Alejandro Vizzotti, encontró en la elección de las actrices, los instrumentos ideales para un dueto donde la asimetría es el punto de fuga de las dos hermanas. Esa diferencia que se percibe desde el vestuario, que invierte la edad de los personajes, la menor viste como una señora mayor, mientras que la mayor tiene un aspecto juvenil en su ropa, a pesar de que según la imagen que le devuelve la mirada de la primera, no parece tener muy buen aspecto. La distancia que las separa, que no es sólo material, se evidencia en el lugar que cada una ocupa en el espacio escénico, en el no deseo de compartir de la hermana menor, en el no olvido, y el rencor de las pequeñas mezquindades, en el reproche permanente por el supuesto mejor destino de aquella que se fue y vivió, según su fantasía, entre bellos bulevares de la bella París. Como un cuadrilátero, un ring de pelea, los cuerpos se expresan en el movimiento o la pasividad de aceptar lo que se le ofrece, sin objeciones: la taza de té, el budín con nueces. Como en El desatino (1965, Los siameses (1965), La mala sangre (1982), las relaciones filiales no son garantía de un continente seguro. El entorno familiar es para Gambaro un baúl de los recuerdos pero no siempre gratos, un afecto que está cargado de siniestras perversidades, donde el desafecto, la indiferencia por el otro, el egoísmo de ver sólo nuestra única realidad, son los tópicos centrales. Por eso, metáfora que se expande hacia afuera de los límites y llega a la sociedad; el exilio que provoca la pérdida de los márgenes conocidos es vivido por el que se queda como una cobardía, como una falta de responsabilidad, un abandono de los deberes para con todos. La dependencia afectiva de las hermanas, es proporcional al deseo de no verse, de no invertir tiempo y espacio en el compartir. casiunfeliz5

Con solvencia Claudia Mac Auliffe y Sonia Novello construyen a sus criaturas, Tona y Laura, de manera acertada. Tanto a nivel del discurso verbal como del discurso corporal, cada una en su registro marca esa asimetría que es el núcleo duro de la historia. Por momentos, el ritmo interno de algunas escenas es como si fueran fuerzas invisibles entre dos opuestos pero en otras esas mismas fuerzas se complementan necesariamente. Paris/ Buenos Aires, hermana mayor/ hermana menor, todo confluyen con rapidez en una tarde donde tomar el té es la excusa para solapar la soledad con reproches. Desde el espacio escénico se refuerza estos sentimientos encontrados por todos conocidos – en el centro la alfombra roja y sobre la mesita su florero, a un lado y casi fuera de nuestra vista la bandeja con la tetera y el budín; todos los objetos están en perfecto orden como ocultando el desorden emocional y afectivo en las relaciones familiares. Una historia gris, como son los días de lluvia, y un relato que crea el clima perfecto para dejar que la particular mirada de Gambaro nos aborde sin permiso.

Ficha técnica: Casi un feliz encuentro de Griselda Gambaro. Actrices: Claudia Mac Auliffe y Sonia Novello. Productor Ejecutivo / Asistente de dirección: Marco Riccobene. Escenografía: Ariel Vaccaro. Vestuario: Merlina Molina Castaño. Asesoramiento sonoro: Zypce. Diseño de luces: Mariano Dobrysz. Fotografías: Marco Riccobene. Dirección: Alejandro Vizzotti. Teatro ElKafka. Estreno: 06/03/2016. Duración: 50′.