Archivo de la etiqueta: Dandelión

23344 de Lautaro Vilo

Estándar

23344 de Lautaro Vilo

(Si cae en default, cae en default)

Ritos de iniciaciónfoto 2 23344

Una utopía: La destrucción del capitalismo1

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Lautaro Vilo escribe 23344 en el 2004, cuando todavía los estertores de la crisis de 2001 no se habían apagado, y desde su dramaturgia nos describe un fresco de cierto sector de la sociedad argentina, la que conformaban los chicago boys porteños. Jóvenes que estudiaron en escuelas caras, que fueron integrantes de los boys scouts, nuestros yuppies criollos y que serán en su madurez aquellos que llevarían adelante la bicicleta financiera; los que sin límites a la vista se creen dueños del país, al que terminarán destruyendo. La textualidad dramática nos va mostrando los ritos de iniciación en esa carrera por el poder que correrán contra el tiempo y en contra de todos, donde también queda claro como los inicia en ese machismo que nos constituye y que nos tiene como una sociedad asesina de mujeres, niños, viejos, es decir, de aquellos que no resulten, según sus cálculos, productivos al sistema y a su universo de deseo. La dirección de Guillermo Ghio, explora en el devenir de la escritura de Vilo y toca aquellos puntos donde el estilete penetra más profundo, para producir en el espectador un desgarrado distanciamiento que provoca, estupor y una desagradable sensación de “asco” hacia los personajes. Son desagradables, por sus hábitos, a pesar de su ropa cara y por su presencia de clase. En un espacio con luces en el suelo, y un cubículo construido con telas, blancas y celestes, los tres amigos y cómplices, en un relato fragmentado, nos cuentan las anécdotas más tremendas sobre su vida desde niños, mientras se detienen sólo para especular cada tanto en la patria financiera, y llevarnos al default. 000160473Una secuencia que se reitera hasta el límite, cuando los bates de beisbol, otra huella de clase, destruyan nuestra identidad, la posibilidad de ser. El fumar como un vicio del Imperio, que luego se derrama hacia las otras clases, pero que conserva en su nominación la fuerza de su origen, el tamaño King Size, que creara Philip Morris. El saber que forma parte del mundo del poder, como herramienta, no como constitutivo para el bienestar sino para los logros económicos de unos pocos. Retomar su escritura para una puesta es producir desde lo político una fuerte analogía, entre el tiempo del enunciado y el de la enunciación. Aquellos “buenos muchachos” han retornado al juego, está en el centro de todo nuevamente, guían nuestros pasos hacia el mismo lugar, y nos miran e interpelan con el mismo cinismo de entonces. Las actuaciones son potentes, y construyen fielmente sus personajes, se mueven por el espacio escénico con solvencia, y desde su trabajo corporal y su gestualidad, recrean situaciones con economía de recursos: un micrófono, un atril, los portafolios, un escritorio a fondo, las gafas negras, los bancos altos, absolutamente funcionales a la historia, la imagen de la Rosada, la maqueta de nuestra Casa de Gobierno. Un clima que va acompañado desde los sonidos, la música, y una iluminación precisa. Un trabajo imprescindible en nuestro campo teatral para acercar desde la escena una realidad que desde el teatro nos lleve como circunstanciales espectadores a mirarnos a nosotros mismos, a nuestro alrededor, con dolor y sin ocultamientos perniciosos. Para que confirmemos una vez más que la sociedad tuvo entonces y tiene hoy la impotencia de un Estado social ausente, y que por ese motivo cae como entonces en una espiral de violencia económica que es producto de una violencia de pertenencia. 000160469

Ficha técnica: 23344 de Lautaro Vilo. Con: Norberto Portal, Pablo Turchi y Patricio Schwartz. Vestuario: Pheonía Veloz. Iluminación: Omar Possemato, Lucía Feijoo. Música: Javier Estrín. Espacio escénico: Guillermo Ghio. Realización: Escalena Realizaciones. Asistentes: Tamara Turczyn, Julio Rolleri. Prensa: Marcos Mutuverría – DucheZarate. Fotos: Russarabian (Andrea y Marcela). Diseño Gráfico: Pablo y Matías Vega. Diseño online: www.estoesunexito.com. Director: Guillermo Ghio. Facebook fanpage: 23344teatro. Teatro Dandelión. Estreno: 09/06/2017. Duración: 60′.

Hemeroteca:

Hoy, mano a mano con Lautaro Vilo” en El Eco de Tandil, 21/8/2016.

1 Lautaro Vilo, 2016

Anuncios

Con las manos atadas de Claudia Piñeiro

Estándar

Con las manos atadas de Claudia Piñeiro

Cuando la vida te pone al límite

000160484Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Un espacio teatral que alberga un clima de sutilezas en su ecléctica distribución de estilos en las dos salas de espera para un espectador que mientras ve pasar los minutos hasta el momento de dar sala, puede admirar objetos, tapices, copas, sillones, candiles, espejos. Allí la pieza de Claudia Piñeiro, Con las manos atadas, se presenta bajo la dirección de Guillermo Ghio, y en el cuerpo de los actores: Marcela Jove (La escribana) y Pablo Turchi (Gutierrez). Una historia policial, un asalto en una escribanía, que luego se va transformando en la excusa para el planteo intimista de dos personas que hasta ese momento comparten el mismo espacio de trabajo por horas, pero que desconocen todo uno de otro. La realidad de ese día, la noche que por la fuerza deben pasar juntos, pone en abismo sus prejuicios y los obliga a verse como dos seres humanos carentes y necesitados de afecto. La eficacia de los diálogos se refuerza con un trabajo intenso de movimientos en el espacio rodeado de ménsulas de archivo cargadas de biblioratos, de dos cuerpos que tienen las manos atadas hacia atrás, y que ven entonces minimizadas sus posibilidades de salir o al menos desplazarse con facilidad. Los actores logran hacernos sentir el ahogo del encierro y la impotencia de no poder escapar a la situación. En un espacio escénico en H los personajes se mueven hacia un lado u otro, permitiendo al espectador, tenerlos alternadamente de frente. La iluminación logra el efecto buscado, de apagarse la luz solar, y tener que desesperadamente encender la electricidad para atemperar el miedo, esa instancia les obliga a los cuerpos a las más complicadas posturas, exigiendo de él, una acción no acostumbrada. 000159455Claudia Piñeiro viene de la literatura, y sus novelas habitualmente transitan las relaciones humanas ante un evento que raya lo policial y que sirve de disparador para develar sentimientos verdaderos: miedo, amor, mezquindad, dolor, frustración, esperanza, cinismo, violencia. Su dramaturgia también, al igual que los guiones para el cine que la hicieron conocida como Las viudas de los jueves (2005) El suspenso, el relato pequeño que se va deslizando hacia el centro de una verdad de a poco como si no fuera queda definido en la entrevista que la dramaturga dio en 2015 a Ciudad Equis en La voz del interior.

Me gusta manejarlo, ir llevando al lector para que me acompañe en esta historia que quiero contar. Es una suerte de homenaje a la narración oral. Hay1 gente que cuenta algo más o menos interesante, y uno escucha atento, esperando a que llegue al final. Me gusta ese tipo de relato, en el que uno cuenta una historia y el otro espera que sigas. Puede pasar en un policial, o, también, en una novela psicológica como ésta. Me gusta dosificar la información, usando un lenguaje de determinada manera, para que el otro me quiera acompañar en esa historia que estoy contando. (C. Piñeiro)

La dirección de Guillermo Ghio pasa el punto de vista por ese procedimiento, y recupera en escena el clima intimista y pequeño de su escritura. Un relato que, por un lado, actualiza el sentimiento colectivo de inseguridad y, por otro, plantea de manera sencilla dos breves historias de cotidiana soledad, y un después que tal vez, más allá de la tensión de su comienzo, podría hacer confluir a estas dos almas que necesitan simplemente saber que alguien los espera después de la jornada laboral.

Gutiérrez: …Real aunque yo estuviera tirado en el piso del baño de la escribanía con las manos atadas. Porque lo que sucedía dentro mío sólo era posible si yo estaba dentro de ella. Traté de que ese momento durara, que no se fuera, moviéndome apenas para no molestarla2000159454

Ficha técnica: Con las manos atadas de Claudia Piñeiro. Con: Marcela Jove, Pablo Turchi. Vestuario: Pheonia Veloz. Iluminación y Asistencia: Norberto Portal, Tamara Turczyn. Espacio escénico y selección musical: Guillermo Ghio. Banda de sonido: Miguel Rur. Peinados: Ale Granado. Fotografías: Marcela y Andrea Russarabian. Diseño gráfico: Pablo y Matías Vega. Prensa: Duche&Zárate. Diseño online: http://www.estoesunexito.com/. Dirección: Guillermo Ghio. Teatro Dandelión. Estreno: 28/05/2017. Duración: 60′.