Archivo de la etiqueta: Galpón de Guevara

Los invertidos de José González Castillo

Estándar

Los invertidos de José González Castillo

fe372b_940287c5f6f845cd88cde337fb7dbe89~mv2El higienismo en acción

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La pieza de José González Castillo fue controvertida y polémica desde el momento de su estreno en 1914. Ese año el dramaturgo estrenó también otras cuatros obras: El grillete, El mayor prejuicio, Aires de la sierra, El rey de los detectives; luego de su regreso de Chile, país al que se había exiliado en 1910 por cuestiones políticas1. El texto está atravesado por la corriente higienista de la época, por el determinismo social y biológico que en el teatro iba de la mano del realismo – naturalismo y que se incluía junto a los procedimientos del melodrama en las piezas de tesis social. Dar cuenta de la inmoralidad de los personajes y su final trágico, era para el autor una manera de encarar una problemática que la sociedad evitaba reconocer, y una forma de advertir a aquellos que llevaban un camino considerado equivocado por el mandato social. Por eso, acudió a la justicia cuando la puesta fue prohibida y levantada de escena por inmoral2, ya que él como declara en un discurso que leyó en su reestreno nunca pretendió avalar esa manera de concebir la vida y el amor. Si bien su autor era de pensamiento anarquista, era un anarquista activo, que proponía entre otras cosas el amor libre, la época tiene sobre él y sobre la sociedad toda una impronta moral burguesa que ve al amor entre iguales como enfermedad y desvió. Es por eso que en el final, el dramaturgo, pasa el punto de vista por el personaje que acciona por mano propia sobre uno de ellos y obliga al suicidio al otro, para por un lado, evitarse el deshonor y la vergüenza si la verdad saliera a la luz, y por otra parte, y la más importante, para señalar el castigo ejemplar que deben recibir los individuos que se atreven a tanto, advertencia para un espectador que pudiera tal vez encontrarse en la misma situación. El teatro como herramienta de las buenas costumbres y el cuidado de la moral. La muerte temprana como destino para aquellos que se atrevieran a transgredir las leyes naturales, era un final aceptado de parte del espectador que veía la ejecución de la venganza como un acto de justicia, invirtiendo la causa y a sus responsables. Mariano Dossena respeta el texto de González Castillo en su totalidad, y nos presenta una reconstrucción de época desde la escenografía que recrea los dos espacios: el bulín de Pérez, y el escritorio de Flores.

El vestuario acompaña con eficacia el proceso de búsqueda de llevarnos al tiempo en que se desarrollan las acciones, de corte bello y preciso ilustra la subjetividad de los personajes, sus diferencias de clase. Divido en dos el espacio escenográfico se expande a la platea en el ingreso de los actores pero sin romper, como lo requiere el género, la cuarta pared. La división de clases que trabajaba dicotómicamente González Castillo, tiene en la corporeidad de Petrona, Livia Fernán, la voz de la memoria y la sabiduría popular; ella que se mueve entre ambos mundos, sabe lo que todos ignoran o quieren ignorar, y calla, porque responde su lealtad con el silencio. Es la clase que se asume como tal sin rebelión, y que también es denunciada por los escritores de tesis social, porque acepta su condición y el estado de las cosas con sumisión. Los invertidos es una pieza teatral que tiene varios vértices de análisis además de la temática central que aborda, la homosexualidad; la forma que tiene de hacerlo hoy nos puede provocar cierta crispación sino tenemos en cuenta el contexto en el que fue escrita y para el espectador que sería su destinatario. El positivismo como filosofía que recorría la columna vertebral de la sociedad de principios del siglo XX, y su afán cientificista, ofrecía a unos y a otros un modelo a seguir que algunas veces, como sucedía con el anarquismo, producía tensiones en el interior del movimiento en la manera de concebir la libertad y sus límites. El dramaturgo no escapó a ellas, y por eso, tiene sobre la homosexualidad una mirada descalificadora. La puesta respeta su mirada y nos ofrece un fresco de época, con muy buenos recursos artísticos. _F2F9139envio

Ficha técnica: Los invertidos de José González Castillo. Adaptación: Silva – Dossena. Elenco: Fernando Sayago (Pérez), Florencia Naftulewicz (Clara), Hernán Muñoa (Flores), Ulises Pafundi (Julían/Juanita), Livia Fernan (Petrona), Daniel Toppino (Princesa), Osky Ramaglia (Benito), Alejandro Falchini (Emilio), Gabriel Serenelli (Fernández), Mora Monteleone (Lola). Escenografía y Vestuario: Nicolás Nanni. Realización de escenografía: ON Realizaciones Escenográficas. Realización de vestuario: Claudia Olivera y Belén Ficarra. Música Original: Diego Lozano. Diseño de Iluminación: Claudio Del Bianco. Asistencia de iluminación: Martín Fernández Paponi. Fotografía: Fuentes2Fernández. Diseño Gráfico: ENdiseño. Prensa: Silvina Pizarro. Redes: Belu Maffei y Sofi Spagnoletti para Aki Studio. Asistencia de Producción: Esmeralda Giménez. Asistencia de Dirección: Gonzalo Quintana. Producción Artística: Pablo Silva. Dirección general: Mariano Dossena. El Galpón de Guevara. Estreno: 13/05/2017. Duración: 80′.

Bibliografía:

González Castillo, José, 2011. Los Invertidos. Buenos Aires: Ediciones r/r, Biblioteca Militante.

1 En mayo de 1910, debió exiliarse a Chile a raíz del Estado de sitio decretado contra la huelga de la FORA, con la cual se reclamaba la derogación de la Ley de Residencia.

2 Prohibición Municipal: El Intendente Municipal, no obstante el informe del inspector general señor Pablo Lazcano y la opinión de los inspectores García Videla y Antonino Lamberti, enteramente favorables a la obra prohibió la representación de Los Invertidos, cuando llevaba ocho repeticiones y por consejo del secretario de Higiene Dr. Ghigliani y del inspector Sr. Blamen Lafont. Pedida por el autor la revocatoria de ese decreto o, en subsidio la apelación para ante el Concejo Deliberante, el Sr. Anchorena negó ambos recursos, obligando, en consecuencia al autor a presentarse de hecho ante el Concejo con el escrito que se produce a continuación:

Honorable Concejo Deliberante

José González Castillo autor de Los Invertidos, ante V. H. como mejor proceda digo: (…) 2° Que mi obra es francamente moralizadora y persigue un alto objeto de mejoramiento social, sin atentar contra las buenas costumbres ni contra la moral media de la sociedad (…)

Anuncios