Archivo de la etiqueta: Marcelo Velázquez

El Padre de August Strindberg

Estándar

El Padre de August Strindberg

Adaptación Marcelo Velázquez

La casa está que arde

El Capitán: ¡Ciertamente!..¡Y todas vosotras me habéis tratado como a un enemigo! Mi madre, que me hizo estropear para evitarse los dolores del parto; mi nodriza, que me inyectó sangre de mujer en las venas; mi hermana, que me enseño a soportar su voluntad; la primer mujer a quien conocí, que me dio, a cambio de las primicias de mi corazón, una enfermedad de diez años; mi hija, que reniega de mí, y tú, mi esposa que me envías a la tumba. (Strindberg, 179)

Afiche-imagen-el-padre-con-type-webAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

El padre es una pieza teatral que data de 1887, su autor de conocida misoginia vuelca en ella mucho de sus propias vivencias y de sus prejuicios y construye personajes dicotómicos, buenos y malos, víctimas y victimarios, divididos por la cuestión de género, según el concepto que maneja el patriarcado. Las víctimas son los hombres sometidos a los caprichos de mujeres sin corazón que los llevan sin piedad a la locura, después de arrebatarles su valor, sus bienes, y su dignidad. Los impiadosos personajes femeninos son entonces los victimarios de una lucha sin cuartel que abre un abismo imposible de suturar, donde el amor verdadero es el real ausente. El dinero, el poder se juegan a través de los hijos, rehenes propiciatorios, botín de guerra de ambos contendientes, pero donde la mujer tiene para Strindberg siempre las de ganar, porque sólo ellas tienen hijos, ya que la paternidad para el hombre es una incógnita, una cuestión de fe. La dirección de Marcelo Velázquez resalta cada uno de los elementos que construyen la textualidad del dramaturgo sueco, y es muy inteligente su armonización y elección del elenco que constituye el universo de esa casa diseñado por el autor. Las muy buenas actuaciones de todo el grupo y los duelos que se establecen entre los personajes del padre, Edgardo Moreira, y Laura, Marcela Ferradás, conmueven porque le dan la carnadura necesaria para un relato que pone en evidencia la construcción del patriarcado y de los actores sociales necesarios para sus fines, por un lado, y por otro pone en evidencia que la lucha por el poder encierra un grado de maledicencia, y perfidia que lejos del prejuicio no tiene sexo. Strindberg podemos pensar que necesitaba hacer una denuncia de un comportamiento femenino que amenazaba su machismo, pero al mismo tiempo que defiende y se defiende de él, tal vez sin querer, deja en claro cuál es el lugar que la mujer ocupaba a fines del siglo XIX; lugar del cual quería escapar, demostrar que podía vivir sin custodia masculina obligatoria aunque sus métodos no fueran los mejores. Las tretas del débil llamará Josefina Ludmer al procedimiento de algunas mujeres que saben que en una sociedad que las menoscaba, ir de frente no es la mejor solución para sus deseos en la guerra declarada de los sexos y toma entonces iniciativas sinuosas para llegar a obtener su cometido, engañando y mostrando debilidad en el entorno cuando guarda sus cartas, las que le darán la victoria.19059279_1738913029734326_2001119871854208125_n El elenco que acompaña a los personajes principales, tienen una muy buena performance y son el marco necesario para una intriga cruel que atraviesa la platea, y conmueve, en todos los sentidos. El mismo se desplaza por un espacio diseñado de manera perfecta para hacer posible la coreografía, la suma de movimientos, entradas y salidas de los personajes; un largo recorrido que une el escritorio con el pasillo que da a la extraescena, a las habitaciones interiores y que los actores recorren en un diseño ajustado a la intriga. El vestuario, nos remite al momento de la primera enunciación, a su referencialidad epocal, datando los acontecimientos sin mencionarlo, y proponiendo desde la dirección un mirada histórica hacia una problemática tan cara en estos momentos, cargados de lucha en contra de la violencia de género. Coincidimos con la definición que establece el concepto de género no desde la sexualidad sino desde el rol que la sociedad le asigna a cada uno de sus integrantes. Esta versión, El Padre, construye un relato intenso que conjuga de forma acabada la escritura dramática y la escritura escénica en un hecho teatral sin fisuras.000156426

Ficha técnica: El Padre de August Strindberg. Elenco: Edgardo Moreira (El Capitán), Marcela Ferradás (Laura), Denise Gómez Rivero (Bertha), Ana María Castel (Margarita), Enrique Dumont (Dr. Ostermark), Luis Gasloli (Pastor), Santiago Molina Cueli (Nöjd). Diseño y realización de escenografía: Ariel Vaccaro. Diseño y realización de vestuario: Paula Molina. Diseño de iluminación: Alejandro Le Roux. Música original e intérprete en escena: Alejandro Weber. Coreografía: Verónica Litvak. Diseño gráfico: Ruth Miller. Fotografía: Alejandra Villers. Prensa: Alfredo Monserrat. Producción ejecutiva: Lucía Asurey. Asistentes de escena: Gonzalo Jalile Luna, Alan Monserrat. Asistencia de dirección: Christian Di Desidero. Dirección y adaptación: Marcelo Velázquez. La Carpintería. Estreno: 17/05/2017.

Bibliografía:

Strindberg, August, 1994. August Strindberg. Teatro Completo I. La señorita Julia, Acreedores, Padre. Buenos Aires: Fray Mocho.

Intervención Ibsen. Cincuenta artistas, un autor

Estándar

Intervención Ibsen

Cincuenta artistas, un autor

unnamedCiclo de Intervenciones Teatrales en Querida Elena


13439033_1163729653692040_916803911441832735_n
Azucena Ester Joffe

Muy cerca de Parque Lezama, en la vieja casona Querida Elena se presentó durante el mes de Mayo la 3ra edición del Ciclo de Intervenciones Teatrales, evento que comenzó en el 20151. Desde su inicio, hace 10 años, la propuesta del Espacio es “facilitar el acceso al hecho cultural, no sólo a los artistas sino también a un universo de espectadores activos, y en esa comunión, respetar la finalidad y origen del hecho teatral”2. En esta oportunidad, las tres obras selecionadas del autor noruego “corresponden a la última etapa de su escritura, la simbolista”. La programación estuvo conformada por: La dama del mar (lunes), Borkman3 (martes) y La casa Rosmer4 (miércoles), y durante estos tres días cada pieza fue intervenida por Ibsenianas/performance/videoinstalación5.


La dama del mar
La dama del mar de Henrik Ibsen

Para Henrik Ibsen (1928-1906) la figura femenina como personaje dramático siempre está construida en el filo de la encrucijada, de la decisión trascendental entre el mandato social y el más profundo de los deseos. Esa es la temática que desarrolla el dramaturgo en La dama del mar (1889), editada un año antes en Copenhague. Luego de varias representaciones en Noruega, se estrenó en Londres en 1891. La excelente actriz Sarah Bernhardt fue en 1906 la Ellida Wangel de la historia; la mujer de un médico que vive soñando con el regreso del amor, y que deberá luchar contra ella misma para decidir su destino. Luego, tres años después, el papel lo llevó adelante la actriz italiana Eleonora Duse. En la Argentina tuvo, en 1954, su versión cinematográfica en un filme dirigido por Mario Soffici6. En la dramaturgia de esta pieza de Ibsen se cruzan en la textura de su obra el realismo y el simbolismo que poco a poco va ocupando un mayor espacio en sus trabajos, como afirma Rosario Lix Klett en su artículo:

      Una obra realista, oponiéndose a las formas teatrales preexistentes, como el teatro declamatorio, se presentaba como una copia fotográfica de la realidad observable, de esta manera generaba la sensación al espectador de estar espiando a alguien por su ventana. Aparentemente a Ibsen esta poética realista no le resultaba atractiva, por lo que en vez de apropiarse de la realidad de una manera fotográfica lo hizo para utilizarla de manera poética. Es a partir del momento en que logra apropiarse poéticamente de la realidad podrá alejarse del verso utilizado en sus primeras piezas y se acercará a la prosa. En su continua búsqueda de penetrar en profundidad en la sociedad noruega y en el individuo, y en los conflictos que se generan entre las demandas de una y los deseos del otro que se acercó al simbolismo, tendencia artística que abarca mas de una nacionalidad a fines del siglo XIX (Klett: 2005)

Este avance de lo poético y metafórico en la escritura ibseniana ignagura su tercer período en el compendio de su arte. Ibsen fue conocido en Buenos Aires por el estreno de Espectros (1903). Desde entonces los escenarios porteños no han dejado de incluir en sus carteleras, como opción, alguna de las piezas más conocidas del autor, tanto en su búsqueda de puestas tradicionales, como de versiones que buscan resignificar la semántica de sus textos, de acercarlos a la problemática femenina que aún se discute en el imaginario social. Uno de los últimos trabajos sobre Ibsen y su pieza más representada Casa de muñecas, fue el realizado por la dramaturga argentina Griselda Gambaro, cuando llevó al escenario Querido Ibsen: soy Nora (2013), una mirada femenina sobre un personaje femenino pensado por el autor como transgresor de las leyes sociales, las escritas y, aún peor, las que nos rigen a todos desde el peso de la tradición y la costumbre.

La dama del mar 2En Querida Elena, una fría noche de Mayo, el recorrido por los distintos espacios privados del jardín nos sumerge en esa atmósfera nórdica que atraviesa la particular escritura del dramaturgo. Al ingresar una copita de licor de caña nos recibe, mientras participamos de la primera parte de la instalación Ibsenianas que nos presenta de manera breve la trayectoria del autor a través de un video. Luego pasamos al jardín mientras el relato nos ubica en la casa de El Doctor Wangel y de Ellida Wangel, su segunda y joven esposa. Ella es la dama del mar, pues el mar tiene una fuerza misteriosa que la perturba y al mismo tiempo la atrae. Con la llegada de Un Extraño, el marinero prófugo de la justicia que regresa a cumplir su promesa de amor, se desencadena el conflicto. Después de la segunda parte de la instalación Ibsenianas, comienza el desenlace de la obra en un “apartado” rincón del jardín, espacio lúdico que se extiende y se contrae, que nos incorpora como espectadores activos, guiados por los acordes del violín en vivo. Tarea díficil para el elenco la proximidad del público, sin embargo, de manera correcta cada actor / actriz construye a su personaje inmerso en el clima tenso del conflicto, entre lo social y lo individual. El lugar de algo oculto y misterioso, de una opacidad que tiñe a estas criaturas ibsenianas. El jardín de la historia es construido a partir del discurso verbal y es el jardín que recorremos entre los intersticios del relato; ambos espacios confluyen con naturalidad y nos desplazamos atentamente como un voyeur, siguiendo la tensión que se genera alrededor del personaje de Ellida. Es un tiempo otro que el espacio edilicio, el espacio concreto de Querida Elena, logra convocar a modo de conjuro, la ficción y la realidad. Por último, la iluminación y el vestuario terminan por cerrar un hecho teatral que, por un lado, revisita al dramaturgo noruego y, por otro, permite de forma amena que más de un espectador tenga su primer acercamiento a la textualidad de Ibsen.

La dama del mar 3Ficha técnica: La dama del mar de Henrik Ibsen. Elenco: Uki Cappellari, Enrique Iturralde, Manuel Reyes Montes, Constanza Raffaeta, César Riveros, Hervé Segata, Luciana Serio. Músico-Actriz: Viviana Ghizzoni. Asistencia de dirección: Christian Di Desidero. Versión y Dirección: Marcelo Velázquez. Querida Elena. Estreno: 09/05/2016.

Hemeroteca:

Klett, Rosario Lix, 2005. “La idea fija de Ibsen” en Imaginación Atrapada. http://www.imaginacionatrapada.com.ar/Teatro/ibsen.htm

1 El Ciclo de Intervenciones sobre grandes dramaturgos comenzó en Mayo del 2015 y estuvo dedicado al autor sueco August Strindberg con el auspicio de la Embajada de Suecia; en setiembre del mismo año se presentó con el patrocionio de la Embajada de Uruguay el Ciclo dedicado a Florencio Sánchez. En esta oportunidad, Intervención Ibsen, contó con el auspicio de la Embajada de Noruega.

2 Según gacetilla de Prensa

3 Ficha técnica: Borkman de Henrik Ibsen. Actúan: Catherine Biquard, Walter Bruno, Valeria de Luque, José Márquez, Sergio Lobo, Andrea Strenitz, Marianela Rey. Asistente de dirección: María Garaventto. Versión y Dirección: Mónica Benavidez. Estreno: 10/05/2016.

4 Ficha técnica: La casa Rosmer de Henrik Ibsen. Actúan: Gastón Biagioni, Melisa Freund, Cristina Sisca. Asistente de Dirección: Sol Klinkenberg. Versión y Dirección: Héctor Oliboni. Querida Elena. Estreno: 11/05/2016.

5 Ficha técnica: Ibsenianas/performance/videoinstalación. Textos: Silvia Goldstein. Actúan: Julia Azar, Nara Carreira, José “Poty” Frías, Macarena Fuentes, Guido Grispo, Adriana Karababikian, Darío Serantes Músico: Adriana Karababikian. Actuación en video: Daniel Krichmar, Vicente Zito Lema. Videos: Silvia Goldstein, Sergio Klanfer. Asistencia de dirección: Marina Fredes, Florencia Marrochi. Dirección musical: Sergio Klanfer. Concepto, Puesta en escena y Dirección: Silvia Goldstein. Querida Elena. Estreno: 09/05/2016.

6 La dama del mar es una película argentina en blanco y negro dirigida por Mario Soffici según su propio guión escrito sobre la adaptación por  José Ramón Luna y Rafael García Ibáñez del drama homónimo de Henrik Ibsen. La película se estrenó el 27 de enero de 1954, y contó con Zully Moreno, Alberto Closas, Roberto Airaldi y Ernesto Bianco como actores principales. Fue filmada parcialmente en Mar del Plata, Laguna Brava y Quequén