Archivo de la etiqueta: María Merlino

Divino Amore. Sacra comedia con canciones de Alfredo Arias y René de Ceccatty

Estándar

Divino Amore.Sacra comedia con canciones de Alfredo Arias y René de Ceccatty

Divino amore.CTBA-LunaTeatralAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La Boca, Caminito, el Riachuelo, Fundación Proa y Quinquela Martín, en ese espacio que reúne a Florida y Boedo en la misma geografía se encuentra el Teatro de la Ribera; allí se presenta la puesta en escena de Alfredo Arias y René de Ceccatty, Divino Amore. Definida como comedia con canciones, nos encontramos con la primer forma de apartarse de los cánones genéricos, no es entonces una comedia musical, sino una comedia donde las canciones conforman a su manera parte del relato, pero no para contarnos la historia sino como ilustración de un momento epocal. Un presentador Marcos Montes, nos lleva por el camino del relato de una familia de actores, madre, padre e hija, que ponen en escena obras de teatro que tienen que ver con la Biblia, en su mayoría, de forma que pueda ser vista por todo el público, es decir, evitando lo escatológico, que será como en la tragedia griega, accionado en bambalinas, y narrado en escena por el personaje. Así más allá de lo personal, se pasa a contar la puesta de Salomé. Con una escenografía de cortinas brillantes, que al abrirse muestran un escenario de palmeras, de desierto bíblico, donde se llevarán adelante algunas de las acciones, los personajes va apareciendo, con un vestuario bello y funcional al relato, diseñado por Pablo Ramírez. Las voces de canto transgreden los diálogos y los ilustran. Ya que se apela al conocimiento de la historia de Salomé por el espectador, por lo tanto, ésta aparece fragmentada y atravesada por el humor. La burla de parte del público que accede a las puestas de la compañía, devela el anacronismo de su presencia en escena, desde lo actoral y desde lo ideológico, ya que se basa en su fundamentalismo religioso, que desborda el sentimiento de la platea. La irreverencia hacia los símbolos de la fe, y a sus misterios son defendidos por Bruna sin mucha suerte. Divino amora.CTBA_LunaTeatral

La duplan Arias/ Ceccatty en esta oportunidad, en línea con su obra anterior Cinelandia (2016)1, nos presenta una narrativa musical cuyo punto de partida es la troupe Doriglia-Palmi. Dividida en tres cuadros -“Diálogo con un espectro”, “Salomé” y “The Come Back”- nos conduce desde el melodrama religioso a la danza de los siete velos y, luego, al regreso de la hija con su renovado estilo. La pregnancia escénica de un elenco de “lujo”, al sortear algunos “baches” de la escritura dramática y escénica, nos permitió disfrutar del espectáculo.

Ficha técnica: Divino Amore. Sacra comedia con canciones de Alfredo Arias y René de Ceccatty. Elenco: Carlos Casella, María Merlino, Marcos Montes, Alejandra Radano. Coordinación de producción: Federico Lucini, Anita Co. Producción técnica: Mariano Fernández. Asistencia de dirección: Tamara Gutiérrez, Tamara Correa. Asistencia artística: Luciana Millone. Diseño de sonido: Leo Leverone, Flavio Lazzaro. Arreglos vocales: Ana Carfi. Arreglos musicales: Diego Vila. Vestuario: Pablo Ramírez. Espacio escénico y luces: Gonzalo Córdova. Dirección y puesta en escena: Alfredo Arias. Teatro de la Ribera. Estreno en Buenos Aires: 01/09/2018. Duración: 80’. Funciones: viernes a las 20 hs, sábados y domingos a las 19 hs (viernes día popular).

1 A partir de cuatro films representativos Carne, El crimen de Oribe, La mujer de las camelias y Besos brujos.

Anuncios

María Merlino, una actriz y sus personajes

Estándar

María Merlino, una actriz y sus personajes

Nada del amor me produce envidia de Santiago Loza

¿Cómo vuelvo? Basada en cuentos de Hebe Uhart

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Las dos puestas están dirigidas con talento y creatividad por Diego Lerman. El director logra que la actriz en un espacio contenedor de su subjetividad se exprese con sutilezas, y componga imágenes de belleza inusual. En ambos espacios íntimos, con muy pocos elementos, las historias particulares son atravesadas por el espacio público, y la intensidad de los relatos focaliza nuestra mirada desde su inicio. Cada obra tiene un ritmo intrínseco y sostenido que fluye naturalmente hasta clausurar un hecho teatral sin fisuras.

urlMelodrama musical

En Nada del amor me produce envidia, María Merlino se encarna en la piel de la modista enfrentada al destino, ya hace algunos años y cada vez su interpretación va ganando en sutilezas. La manera entre firme y delicada conque construye al personaje, que nos presenta su vida en el momento exacto de una disyuntiva fundamental que la tendrá por primera vez como única protagonista, es excelente. Luego sabremos que ese personaje vuelve una y otra vez de una memoria ida, de un pasado al que sin embargo, como sociedad debemos una y otra vez volver, para entender, para entendernos. Porque lo que plantea Loza y transmite con talento la Merlino, es una metáfora del país: dos bandos, y la posibilidad de tomar partido por uno, jugarse como se dice, o intentar una salida por el medio, sin comprometerse con ninguno. Salida que inevitablemente nos llevará a quemarnos en el fuego de la historia. Porque salir de la disyuntiva tiene como consecuencia el sacrificio. La clase media, trabajadora, profesional, con poca conciencia de clase, intenta en un país que desde su nacimiento vive dividido, crecer apolíticamente, sin pisar el barro, sin sentirse demasiado bien ni con unos ni con otros. Admirando a lo que cree la élite, pero subyugada por el poder, siempre. Pero además Loza también en lo privado de ese cuarto de costura, nos habla de género, de la sublime tentación de una mujer común, de tomar una decisión que la aleje de convenciones y convicciones ajenas. La modista ya nos ha dicho como su vida se resume a lo que los demás decidan, ella sólo acompaña, y cuando por fin decide por sí, uno puede pensar por miedo a tomar una decisión trascendente, lo hace contra toda lógica y a pura pasión, igual que las letras de los tangos que entona con maestría. Necesita finalmente, ella también, un final heroico. La dirección sin embargo, quiere que nos llevemos la dulzura de su voz inmortal, tan parecida a la otra, a la de su admirada Libertad, y la mirada final es una canción desde una identidad que transforma el famoso vestido del cuento. unnamed5

Ficha técnica: Nada del amor me produce envidia de Santiago Loza. Actriz: María Merlino. Dirección y Puesta en escena: Diego Lerman. Música: Sandra Baylac. Iluminación: Fernanda Balcells. Escenografía: Flor de un Día. Diseño de vestuario: Valentina Bari. Asistente de vestuario: Lili Piekar. Realización de vestuario: Carmen Montecalvo. Realización tela vestido final: Martín Sal. Asistente de sala: Celeste Morchio. Producción: Flor de un día. Asistente de producción: Julián Gómez. Fotografía: María Sureda. Diseño gráfico: Malena Castanón. Producción en gira: Luz Algranti. Prensa y difusión: Caro Alfonso. Teatro Santos 4040. Séptima temporada, reestreno: 01/04/2017. Duración: 60′.

urlLeyenda campestre de una maestra errante

Mujeres comunes en una actriz fuera de lo común, que en ¿Cómo vuelvo? narra fragmentos de la vida de una maestra rural, hija de una maestra que llegó a ser directora de escuela, y de la cuál heredó una vocación para la educación y la enseñanza a partir de su interés en el conocimiento. Sin embargo, no se ubica, es decir, su manera de ver la forma de expandir saber no encaja en una escuela pública que se rige por la disciplina y la repetición de datos. Ella busca llegar a sus especiales alumnos de otra manera, sin conseguir eco suficiente para que se la considere más allá de reconocer su “voluntad” para el trabajo. El trabajo con la iluminación es fundamental en las dos obras pero sobre todo en esta última de la mano de Iván Glerasinchuk y Miranda de Sá Souza, donde desde la profundidad del escenario avanza la figura del personaje hacia proscenio entonando una vidala que hace aún más mágico el momento. En un espacio escénico que a partir de los audiovisuales nos lleva por diferentes geografías las que atraviesa la maestra en su recuerdo. Hebe Uhart, en sus relatos construye personajes que deambulan por sus vidas con ojos de turistas, ven los rincones que recorren, su casa, su barrio, su país o países otros a los que los ligan saudades de inmigrantes, con una mirada de viajero: pero no de cualquiera sino de uno que intenta profundizar su mirada en aquello que no se ve a simple vista, hasta que este mundo y el otro se parezca o se naturalicen. Así la maestra rural, intenta en cada suplencia, en cada pase a otro escenario escolar, naturalizar su mirada al entorno para sentirse ubicada, en situación, no desentonar, sin lograrlo en ninguna parte.unnamed

Ficha técnica: ¿Cómo vuelvo? Basada en cuentos de Hebe Uhart. Adaptación teatral e intérprete: María Merlino. Banda sonora: Carmen Baliero. Dirección y Puesta en escena: Diego Lerman. Producción: Flor de un día. Co-Productores: Nicolás Avruj – Diego Lerman. Iluminación: Iván Gierasinchuk – Miranda de Sá Souza. Vestuario: Valentina Bari. Asistente de vestuario: Lili Piekar. Realización de vestuario: Carmen Montecalvo. Maquillaje y peinado: Jorge Palacios. Escenografía: Diego Lerman. Realización escenográfica: Duilio Della Pittima. Asistentes de sala: Julián Gómez – Celeste Morchio. Coach boleadoras: Leonardo Santander. Asistente de producción: Josefina Galeano. Ayudantes de producción: Federico Quintana. Video: Diego Lerman – Ivan Gierasinchuk. Post producción de video: Josefina Castillo Carrillo – Alejo Saravia. Coordinación de post producción: Carolina Juskoff. Dibujos: Milo y Renata Lerman Merlino. Diseño gráfico: Malena Castañón Gortari. Prensa y difusión: Carolina Alfonso. Producción en gira: Luz Algranti. Teatro Santos 4040. Tercera temporada, reestreno: 08/04/2017. Duración: 60′.

 

Qué me has hecho, vida mía de M. Pitrola, M. Merlino y D. Lerman

Estándar

Qué me has hecho, vida mía

de Marcelo Pitrola, María Merlino y Diego Lerman

image002Acércate a mí
y oirás mi corazón
contento latir
como un brujo reloj.
La noche es azul,
convida a soñar,
ya el cielo ha encendido
su faro mejor.

(Esta noche de luna, 1943)

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La vida de Fanny Navarro, la actriz exaltada por el gobierno peronista, y sus relaciones previas, las que la van llevando de la mano a la encrucijada de su destino, es el material con que los autores componen una dramaturgia atravesada por el género del radioteatro y el cancionero popular del tango de la época. Desnuda el alma en la intimidad de su habitación, en la sala radial o en el set cinematográfico, expone desde su pequeño cuerpo los pasos temerosos hacia el ámbito de la política de la mano del amor. Sus ambigüedades, sus dudas, y el malestar de moverse en lo que intuye serán arenas movedizas. La actriz María Merlino se viste con el ropaje de Fanny y con la sensibilidad que la caracteriza aborda el personaje y le da la carnadura que estremece desde la ingenuidad hasta el compromiso. ¿Cuántas Fannys hay, cuántas lleva adelante la actriz? Máscara sobre máscara, las vemos nacer y caer con la sutileza de la actuación. Por otra parte, ¿quién era Fanny Navarro, la amante de Juan Duarte, la amiga personal de Eva, la militante, la mujer que sufre por amor, la actriz beneficiada por el régimen, como afirman sus enemigos? Enemigos poderosos, que ven en ella, no la mujer, no la actriz, sino el símbolo viviente de un tiempo que tras la muerte de Eva es mejor dejar atrás. Que me has hecho vida mia 2 - Por Hernán Reig

De amor y de traiciones está tejido su camino y en la escena esa afirmación es esclarecida en el cuerpo de la Merlino, en su voz que entona y canta a capela, en su disfraz de mujer fatal que caerá luego, en la escena final de su vida. Un espacio casi vacío donde aparece un chaise longue y el famoso teléfono blanco, típico de las comedias de aquellos años, donde su imagen brilló como una estrella fugaz. La creación de sonidos en escena, espacio que hace viva las bambalinas de la radiofonía, y los recursos de su magia para el oyente cotidiano, que imagina lo que se crea a veces con una simpleza que despierta una sonrisa, pero de una eficacia incuestionable, es un hallazgo de la puesta, en la constitución de ese mundo y nos transporta a algunos a nuestra niñez, donde aún sin el privilegio de la imagen que traería luego la televisión eramos capaces de construir mundos maravillosos con apenas sonidos y voces. La radio y el cine con su star system, proponía un mundo de ilusión, junto con la fuerza de los derechos de clase que se defendían desde una voz distinta por primera vez desde los estadios del poder1, la de la mujer argentina. Fanny fue, aunque en la puesta pareciera decir a pesar suyo, uno de los vértices necesarios para que el trabajo de la llegada a su pueblo de Eva fuera posible. 000088319

Un relato de vida y una investigación histórica que pone en escena la asimetría de la vida que terminó con el sufrimiento y la humillación por una culpa que le impusieron. Después de muchos años del final trágico llegó una cierta reivindicación, el ocaso de una vida y de una estrella que exacerba nuestros sentimientos más allá de la teatralidad. El preciso vestuario y la escenografía crean el clima de época, en aquella década del 40′, mientras la acertada iluminación recorta la figura de una mujer sensible, en su espacio privado pero también en el espacio público, atravesada por el amor y por la política. Por momentos, somos como los radioescuchas si nos dejamos llevar por nuestra imaginación gracias a las imágenes auditivas cuya fuente de emisión están en el mismo espacio escénico -la lluvia, el viento, la puerta al cerrarse,…- nada se nos oculta y sin embargo ingresamos en la ficción como en Los Sueños de Akira Kurosawa (1990). Pues cada escena tiene la plasticidad de la imagen cinematográfica, cada sistema significante encastra perfectamente en este canevas artesanal, producto de una escritura dramática y escénica que están entrelazadas por diferentes elementos de las artes escénicas. Qué me has hecho, vida mía es el montaje perfecto de una historia particular en la coyuntura política, social y artística del primer peronismo. “Si la historia la escriben los que ganan eso quiere decir que hay otra historia: la verdadera historia, quien quiera oír que oiga.” (Litto Nebbia)23900_161505530658881_198864970_n

Ficha técnica: Qué me has hecho, vida mía de de Marcelo Pitrola, María Merlino, Diego Lerman. Actúan: María Merlino, Joaquin Segade. Investigación: Maria Merlino, Marcelo Pitrola. Producción: Flor de un dia. Produccion ejecutiva: Fernando Madedo. Direccion y puesta en escena: Diego Lerman. Asistencia de Producción: Julián Gómez. Iluminación: Fernanda Balcells. Realización de efectos sonoros: Joaquín Segade. Música y arreglos: Rafael Varela. Vestuario: Valentina Bari. Asistente de Vestuario: Cecilia Turnes. Realización de vestuario: Carmen Montecalvo. Voz en off: Osmar Nuñez. Coreografía: Leticia Mazur. Escenografia: Flor de un dia. Realización de escenografia: Manuel Escudero. Fotografia: Hernan Reig – Maria Sureda. Diseño Gráfico: Florencia Bauza. Prensa: Marcos Mutuverria DucheZarate. Teatro Santos 4040. Reestreno: 16/04/2016, 4ta temporada. Duración: 70′.

1 Decimos desde los estadios del poder, porque la mujer en la Argentina desde mucho tiempo atrás, desde el socialismo o desde el anarquismo levantaban sus voces en defensa de los derechos de los más vapuleados por un sistema que no los integraba nada más que como casi esclavos del trabajo, defendiendo además su condición de género. Pero esas voces no habían tenido más que una pálida presencia en el escenario político, la mujer no accedía al voto universal y secreto.

¿Cómo vuelvo?

Estándar

¿Cómo vuelvo?

Una mirada peculiar en el alma femenina

Como vuelvo (1)1

Susana Llahí

Con la presentación de la última pieza de María Merlino y Diego Lerman casi podríamos hablar de una trilogía que abarca la conflictividad del deseo femenino y la sutileza que guarda el corazón de la mujer. Comenzando con Nada del amor me produce envidia (2009) de Santiago Loza donde tangencialmente surge el pensamiento de dos mujeres emblemáticas, como Libertad Lamarque y Eva Duarte. Luego, con Qué me has hecho vida mía (2012), con dramaturgia de Marcelo Pitrola, que descubre los sentimientos y sufrimientos de Fanny Navarro hasta llegar a ¿Cómo vuelvo? (2016), sobre cuentos de Hebe Uhart, que toma la interioridad de una oscura maestra rural, tan anodina como la costurera pero quizás, por ese sentir y luchar en silencio, sea tan importante como lo fueron las tres mujeres que brillaron en la historia.

El impecable asesoramiento pedagógico que tiene la pieza nos permite pensar, inevitablemente, en otro aspecto de la intencionalidad estética, el de una fuerte crítica al sistema educativo argentino. Un sistema donde lo que prima es “la disciplina”, en el sentido más conservador del término. Donde la enseñanza ocasional, en el patio donde los chicos analizan en detalles la naturaleza, es desorden. Donde la docente “creativa”, debe encerrarse en su salón para desarrollar sus clases con disfraces y tener un recreo diferido, única manera de que la conducción de la escuela no frustre su tarea, actividad que sin socialización, hace que sus alumnos sean tan dependientes de su mirada que ni aún “entrando un elefante al aula” lograrían salir de su ensimismamiento. Sistema que considera débiles e inadecuados a los sensibles, a los que tienen la ilusión de enseñar y de transformar el universo de los chicos, a los que no traen consigo el don de imponer la “disciplina” idealizada por el sistema. Sistema, que como dice esta maestra, responde al reino de la necesidad y no al de la libertad.Como vuelvo (5)5

La actitud corporal de María Merlino, la búsqueda de opacidad, ese deseo de empequeñecerse, de contar desde el anonimato, nos habla de la marginalidad, del espacio que ocupan aquellos que no pueden o no saben hacerse oír ni adecuarse al ritmo y al “tono” que exige la sociedad. La voz de la actriz, los matices que logra, sumergen al espectador en un mundo interior donde sólo anida la desazón, el abatimiento y un constante reclamo para ser comprendida. Cuerpo y voz son un todo armónico que en Merlino adquieren un lenguaje múltiple, que dice más allá de lo verbalizado. Cuando la docente cuenta lo que le sucede, provoca la risa que lograría la ironía pero ¿por qué? si no ironiza, porque no reacciona frente al obstáculo, y la risa, precisamente, castiga la rigidez del cuerpo, del carácter y de las costumbres.

¿Cuándo se genera el conflicto mayor en esta mujer que se resigna a todo?, al igual que a la modista de Nada del amor … le sucede algo, un acontecimiento que actúa como detonante, que la despierta de ese resignarse a vivir al margen de todo acontecimiento distinto y movilizante. Un viaje, un lugar turístico común, chiquito que a nadie llamaría la atención y un hombre del que nada puede esperar, significan el mejor momento de su vida, tan fuerte, tan distinto que no sabe cómo hará para volver al estado de vida anterior.

Como en las puestas anteriores María Merlino canta, con un impecable registro de soprano. Canta folklore, rescata la cueca “Las dos puntas” y “Caballo viejo” de Antonio Tormo y además, “Juana Azurduy”, una balada de Leda Valladares y “Un día en tu vida”, la dulce voz de la actriz y sonido ambiental impregnan la escena de una quietud que intensifica la soledad del personaje, su lento devenir y su incertidumbre final … ¿cómo vuelvo?. La voz de María Merlino acompaña a Ramón Ayala en ese clamor: “Soy nada más que un granito de arena/ nada más que una ola en el mar /nada más que una hoja caída del árbol de la eternidad (…) soy sólo un día de luz en tu vida /he venido a quemarme en tu sangre y a perderme en la noche total (…) víveme ahora que por fin me tienes antes que la sombra llegue (…)”Como vuelvo (7)7

¿Cómo vuelvo?, adaptación teatral de María Merlino basada en cuentos de Hebe Uhart. Teatro: Santos. Santos Dumont 4040. Actriz: María Merlino. Producción ejecutiva: Débora Staiff. Co productores: Nicolás Avruj y Diego Lerman. Banda sonora: Carmen Baliero. Iluminación: Iván Gierasinchuk y Miranda Sa Souza. Vestuario: Valentina Bari. Asistente de vestuario: Lili Piekar. Realización de vestuario: Carmen Montecalvo. Maquillaje y peinado: Jorge Palacios. Escenografía: Diego Lerman. Realización escenográfica: Duilio Della Pittima. Asistente de sala: Julián Gómez y Julia Riobo. Cosch boleadoras: Leonardo Santander. Asistente de producción: Josefina Galeano. Ayudante de producción: Federico Quintana. Video: Diego Lerman e Iván Gierasinchuk. Post producción de video: Josefina Castillo Corrillo y Alejo Saravia. Coordinación de post producción: Carolina Juskoff. Dibujos: Milo y Renata Lerman Merlino. Diseño gráfico: Malena Castañón Cortari. Prensa: Walter Duche y Alejandro Zárate.