Archivo de la etiqueta: Tomás Soko

La ceremonia, el suicidio de una idea y la decadencia del poder de Tomás Soko

Estándar

La ceremonia, el suicidio de una idea y la decadencia del poder de Tomás Soko

Las verdades paralelas andan haciendo estragos en los últimos continentes1

la ceremoniaAzucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

La ceremonia enuncia el título de la propuesta, el teatro por definición lo es, pero en este caso lo es doble, porque no sólo queda en el acto personal de decir, con la palabra o con el cuerpo desde el escenario hacia el espectador, sino la íntima de ver como la idea del saber, del conocimiento es una ceremonia que se lleva a cabo con una profusión de significantes vacíos, que luego se convierten en palabras que vomitamos sin llegar a un conocimiento cabal. Porque cuando lo hacemos para llegar nuevamente a ese estado primario de la inocencia, del cuerpo y su naturaleza, sólo nos queda el suicidio de tanta frase hueca que es la imagen de un poder que se sostiene sobre una verdad construida, falsa, que nos convierte en alguien también con un alma vacía. El cuerpo del clown, detrás de su escritorio, junta papeles y escribe, y deglute los escritos, que antes ha ofrecido al público, quien se resiste en un principio a seguirle el juego. Su cuerpo es una masa flexible que gobierna en una tensión increíble, siempre en desequilibrio, que sostiene en movimiento su presencia erecta, o se deja caer para reptar por el piso, alfombrado de papeles Algunas de los procedimientos circenses se hacen presentes, por ejemplo en el juego de malabares, con pelotas de papel que contienen ideas abolladas. En un ambiente entre sombras donde haces de luz señalan el cuerpo del narrador/ danzante; se nos presenta un clima surrealista por el juego con las palabras, y por el juego con la irrealidad, lo irracional y una sensación de estar metidos todos en un relato onírico, un sueño macabro donde lo real se hace presente tras el suicidio de la palabra que lo encubre todo, como una máscara infernal. La idea como concepto, nos dice el autor, es un conjunto de relatos que se suman y que comemos pero mal digerimos. La ductilidad corporal, expresiva, del performer es muy buena, no sólo en la tensión que ejerce sobre sus movimientos, sino en la relación misteriosa que proyecta sobre el espectador; con quien entabla un diálogo donde reina el malentendido. El personaje en un traje beige, funcional a sus acciones, deambula entre el espacio del escritorio, las bambalinas detrás de la cortina, y el proscenio, mientras la música y los sonidos finales componen el hilo conductor de una narración, donde como en un oxímoron abundan las palabras pero no un sentido único. Este se construye a partir de la aparición de pequeños objetos: la cuerda, o de situaciones que van dejando aparecer hacia donde se dirige la intencionalidad de la puesta. Este trabajo hace dos años que está de gira por Europa y por los escenarios latinoamericanos; se estrenó en el Primer Festival Internacional de Circo Independiente en el Galpón de Guevara y fue elegida como una de las mejores obras circenses en 2015. Una puesta lúdica donde el extrañamiento es como poesía.000161985

Ficha técnica: La ceremonia, el suicidio de una idea y la decadencia del poder. Idea, dramaturgia, coreografía de Tomás Soko. Intérprete: Tomás Soko. Titeres: Ayelen Allende. Vestuario: Sandra Szwarcberg. Escenografía: Ayelén Allende, Pía Drugueri. Diseño de luces: Fernando Cano. Música original: Santiago Blomberg. Diseño gráfico: Lisandro Notario. Prensa: Octavia Comunicaciones. Producción: Tomás Soko. Co-producción: Galpón de Guevara, Proyecto Migra. Dirección: Gabriel Paez. Espacio Sísmico. Estreno en CABA: 01/07/2018. Duración: 50’. Última función: domingo, 26/08, 21 hs.

1 Frase aportada por uno de los flyers entregados en mano durante la obra

Anuncios