Archivo de la categoría: Teatro para Adolescentes

Lucro cesante de Ana Katz

Estándar

Lucro cesante de Ana Katz

000156849Unas vacaciones muy particulares

Azucena Ester Joffe, María de los Ángeles Sanz

Tres amigas llegan a la playa a disfrutar de un tiempo de despreocupación, pero desde el comienzo se sienten amenazadas por el tener que hacer. Disfrutar de no hacer nada sería lo ideal, pero se cuestionan si deberían estar haciendo algo que no hacen, y cuando lo hacen ya no es lo que esperaban. Una realidad que nos pasa a menudo, ¿sabemos disfrutar del ocio? Es tratada en vena cómica por las tres clowns que con mucho humor, desde la palabra, pero sobre todo de un trabajo sobre el cuerpo y la gestualidad, nos lleva a reírnos de las situaciones, pero sobre todo de nosotros mismos. Las tres en su estilo particular, llevan adelante su personaje, y lo constituyen firme para que las palabras se asocien a una manera de ser, es decir, hacen efectivo su muñeco. La confluencia de la asociación con el humor parte ya de la elección de los nombres que tienen en su cacofonía, una instancia graciosa, cómo si: Dios las cría y ellas…Samantha -es algo miedosa y depende mucho de su mamá, Amanda -intenta esconder sus miedos e indecisiones, Wanda -parece ser la más madura del grupo, dos amigas de toda la vida, y la tercera amiga de trabajo, compañera a quien se invita a pasar un tiempo juntas en la playa. Las diferencias surgen entonces, de los celos entre aquella que por tener un conocimiento previo y prolongado no quiere sentirse desplazada por la nueva que se une, cambiando la estructura de la amistad, de pareja a grupo. La escenografía, busca marcar el adentro y el afuera, la zona abierta de la arena y la naturaleza cerca del mar, y la casa donde aparecen más rápidamente los conflictos; y cuya resolución no vemos hasta que salen de ese continente. Los objetos son además de ilustrativos, funcionales a los cambios de actitud, de forma de sentir y pensar en relación a las circunstancias y a ellas mismas. Una salida nocturna, modifica el día siguiente, el mar es el horizonte constante de posibilidades, y en el centro está el amor, el circunstancial, o el que lo parece pero tal vez no lo sea en definitiva. Una temática que se dirige a un destinatario femenino que media los treinta años, y que confluye en sus problemas, su cotidianidad y que puede reírse de los avatares que reconoce propios en los personajes.

000156850

La obra se estrenó en el Tadrón Teatro y Café, en el 2016, y desde su estreno tiene un joven público cautivo pues deja al descubierto que no es nada fácil ser joven. La escritura escénica, Lucía Baya Casal, construye de manera perfecta ese mundo privado, espontáneo y tierno, que permite a las tres jóvenes actrices transitar por ese camino de la adolescencia. Un momento crucial en nuestras vidas, cuando intentamos descubrir cómo es habitar nuestro propio cuerpo mientras el imperativo social es tener un cuerpo perfecto y sentir felicidad constante. Una historia simple y un relato interesante para todas las edades.

000156848

Ficha técnica: Lucro cesante de Ana Katz. Adaptación: Lucía Baya Casal. Elenco: Catalina Luchetta, Carolina Saade, Milena Shifres. Vestuario y Escenografía: Paola Delgado. Iluminación Horacio Julio Novelle. Música original: Ian Shifres. Diseño Gráfico: Romina Salerno. Asistencia general: Nicolás Furchi. Producción: Valeria Di Toto, Nicolás Lisoni. Dirección: Lucía Baya Casal. NoAvestruz Eapacio de Cultura. Duración: 70′. Segunda temporada.

 

Larga distancia de Katia Szchtman

Estándar

Larga distancia de Katia Szechtman

unnamedAzucena Ester Joffe

El Centro Cultural R. R. Rojas inicia el Ciclo Óperas Primas 2016 -marzo/ abril- con el reestreno de tres obras que integraron el encuentro del 2015 -setiembre/ octubre/ noviembre: Polite de Pablo Sigal; Larga distancia de Katia Szechtman; Nena Dragón, pisa tejas por amor de Franco Calluso. Un encuentro que comenzó en el 2007 y “cuenta ya con una pequeña trayectoria que lo posiciona como un espacio para que los nóveles teatristas puedan arrancar y animarse. Incentiva la aparición de nuevos nombres de las artes escénicas y busca sostenerse para mantener esta posibilidad viva”.1_MG_0073

La joven y novel dramaturga Katia Szechtman “busca la intimidad en un lugar público, lo pequeño en un lugar infinito y el capricho onírico en ese diálogo”2. Larga distancia es una puesta en escena dirigida hacia un sector de los adolescentes que comienzan y/o tienen un acercamiento a las distintas disciplinas escénicas. Con una temática pensada por y para este segmento, que busca un espacio que los identifique y que, sin ninguna duda, el C. C. Rojas es uno de estos sitios. Al ingresar a la Sala Batato Barea el cambio en la disposición del espacio lúdico y del espacio de la platea representa una alternativa interesante. Lucía y Eric son los protagonista de esta historia simple y que todos conocemos, pues en alguna oportunidad hemos compartido un largo viaje en un micro donde nuestro casual acompañante es un misterio a develar. _MG_0007Ella es una joven extrovertida y éste es un viaje laboral más, tal vez con la posibilidad de encontrar el amor que busca. Por momentos, como una clarovidente visualiza hechos fragmentados del pasado de Eric, sin saber por qué ni cuándo, sólo irrumpen arbitrariamente. En cambio, él es más callado, introvertido, y sólo intenta escuchar música o dormir, pues sufre de insomno, y este viaje más que una salida laboral es una salida a sus obligaciones de padre con el pequeño hijo. Una historia que se inicia en un micro cualquiera cuando finaliza la película para amenizar el viaje y que termina con un nuevo inicio del mismo film. Como si fueran el personaje del film Cinema Paradiso (1988) ambos quedan atrapados entre la ficción que se proyecta y la “realidad” ficcionalizada, mientras el foco de luz los recorta y los aisla de su cotidianidad. El relato tiene buenos momentos de humor y de clima onírico pero, en otros, pareciera que el ritmo interno de la obra se dispersara. Quizá si fuera algo más breve el tiempo real de la obra ganaría en intensidad dramática. Tanto María Soldi como Martín Shanly construyen a sus criaturas de manera acertada, otorgándole la frescura y la espontáneidad necesarias para compartir un viaje de “larga distancia”._MG_0064

Ficha técnica: Larga distancia de Katia Szechtman. Actores: María Soldi y Martín Shanly. Asistente de Dirección: Juan Cruz Márquez De La Serna. Asistente en Armado: Alejandro Russek. Producción: Marlene Bracht. Diseño de Escenografía: Laura Gamberg. Diseño de Luces: Soledad Rodríguez. Diseño de Vestuario: Nadia Sandrone. Sonido: Pepa Sáenz. Fotos: Martín Pisotti y Antonella Casanova/ crédito: Prensa C C Rojas. Sala Batato Barea. Reestreno

2idem

Primer Amor en Timbre 4

Estándar

Primer Amor

1ra Edición integral de teatro para Adolescentes en Timbre 4

Azucena Ester Joffe

unnamedEs una propuesta interesante y necesaria para un segmento de nuestra sociedad que a veces le resulta difícil encontrar su lugar dentro de la cartelera porteña. Desde una mirada artística que los involucre para que de ese modo los adolescentes puedan establecer una relación de co-participación, tanto por la temática como por la dinámica de la escritura escénica. Esta propuesta está integrada, por un lado, por la reposición de dos obras que están abiertas al público general: Dios tenía algo guardado para nosotros de Maruja Bustamante y Lima Japón Bonsai de Mariano Tenconi Blanco; por otro, el Taller de Experimentación teatral – primeros acercamientos a la Dirección y Puesta, a cargo de Maruja Bustamente y el Taller de Dramaturgia para adolescentes: Dramaturgia Bonsái, a cargo de Mariano Tenconi Blanco. Si bien se dice que al primer amor nunca lo ovidamos y que a partir de él comenzamos a sentir y a disfrutar de nuevas experiencias, la convocatoria de este encuentro “busca generar un primer acercamiento con el teatro a partir estéticas, temáticas e intereses propios de la edad. El programa está integrado por talleres de formación y por espectáculos que ponen en escena experiencias iniciáticas en terrenos como el amor, la política y la filosofía.”1

Dios tenía algo guardado para nosotros de Maruja Bustamante

Dios tenía algo guardado para nosotros_

La escritura particular de la dramaturga nos ubica en un no lugar, tal vez sin comienzo y sin final, en un devenir que se va construyendo a medida que el relato avanza. Al ingresar a la Sala observamos en su centro, a modo de atril, una gran L de blanco papel que se aproxima hacia nosotros. El espacio lúdico al inicio está despojado pero luego se irá llenando de colores y de palabras sueltas. Pues los tres personajes van pintando, ensayando, un recorrido de tonos intensos de manera espontanéa, como guiados por hilos que no alcanzamos a ver. Floriana Rossi, la poetisa, es como el punto de encuentro y de desencuentro entre Cristal y Mateo, dos adolescentes que juegan a enamorarse y que se preguntan por el amor, e intentan disfrutar de las cosas simples y cotidianas. Mientras, Dios, el tercer personaje, de algún modo desea guiarlos aunque no puede con el libre albedrío de los protagonistas. La historia de dos jóvenes que se conocieron en alguna fila para ver a su banda favorita y un relato simple, lineal, que busca en el público adolescente la complicidad necesaria con la frescura de estas criaturas, con sus inseguiridades y sus torpezas. Donde el espacio privado de cada uno está delimitado por las coloridas alfombras de papel. Bárbara Massó y Gonzalo Pastrana construyen a estos seres con solvencia en el sinuoso camino desde la adolescencia hacia la juventud.

Dios: Cristal hubiera querido decir “Quedate, quedate, me gustás… ¿para qué viniste a mi casa? Te das perfectamente cuenta de lo que me pasa. ¿Para qué venis si después te va a pasar algo que no voy a entender y te vas a ir?”. Mateo se fue porque en algún lugar se dio cuenta de lo mismo, ¿qué hacía ahí él? ¿Qué quería con Cristal? (159)

Desde el discurso verbal, los temas son el amor y la amistad, las escenas se suceden entre momentos tiernos, a veces con humor y otros con algo de tristeza. Y, desde las imágenes visuales el clima es onírico, un devenir efímero opuesto al mundo de la racionalidad, donde el acto creador es el centro y el punto de fuga. Un gran collage donde Cristal y Mateo buscan su propia esencia.

Ficha técnica: Dios tenía algo guardado para nosotros de Maruja Bustamante. Actúan: Bárbara Massó, Gonzalo Pastrana, Gael Policano Rossi. Vestuario: Grupo Capicúa, Maricel Aguirre. Foto y video: Lau Castro. Asistente de producción: Lucas Sanchez. Asistencia de dirección: Nubecita Vargas. Producción: Nicolás Capeluto. Prensa: Carolina Castro. Dirección: Maruja Bustamante. Timbre 4: Sala México.

Lima Japón Bonsai de Mariano Tenconi Blanco

Lima Japon Bonsai_

La propuesta escénica crea un universo lúdico distinto, manteniendo la idea que ya se materializó en Futuro, anterior creación del dramaturgo: “la compañía [Teatro Futuro] busca crear nuevos mundos basándose en la potencia revolucionaria de la imaginación y en la ficción como modo de hacer política”.2 Es una historia romántica a mitad de camino entre el amor trágico de Romeo y Julieta y de cierta inteligencia artificial del anime. Si el punto de partida es un hecho real, allá por 1996, el autor crea su “bonsái de revolución”. En el amplio espacio escénico, pocos elementos -un micrófono de pie, un banco, una gran pantalla,…. El joven Ollantay, novato en el accionar revolucionario, tendrá que secuestrar a Izumo, la bella hija del Embajador, pero luego cambiará esta situción y será ella quien lleve adelante, con un fuerte sentido del deber pero también con amor, la revolución de ellos dos. Dos mundos distintos -Perú y Japón- y dos clase sociales diferentes -él es un humilde campesino y ella pertenece a la vida diplomática- y una relación amorosa que surge sin previo aviso y sin la posibilidad de continuar. Yanina Gruden construye a su quinceañera desde el estereotipo anime, pensado para la animación, desde su rostro con los ojos muy abiertos y desde lo corporal con movimientos artificiales. En cambio, el trabajo actoral de Luciano Ricio es más orgánico y no por eso con menos humor, un ser por momentos tierno e ingenuo que se siente desbordado por la firme personalidad de Izumo. Una historia de amor dramatizada con efectos humorísticos, que avanza por distintas breves instancias -por el secuestro algo desordenado, por una escena improvisada de la obrita teatral donde los jovenes amantes se suicidan y por el momento del karaoke cuando ambos intérpretes dan cuenta de la ductilidad que poseen y que focalizó nuestra mirada desde su comienzo. La espada samurai y el kimono en la mochila de ella y las alitas para él presagian el final. Por un lado, la escritura escénica tiene como pilar el sólido trabajo actoral y, por otro, la música, el vestuario y la precisa iluminación terminan por moldear la mixtura de procedimientos –del cine, del musical,…- en el fluir de los acontecimientos que atrapa a los adolescentes, en especial, y a los adultos, en general.

Ficha técnica: Lima Japón Bonsai de Mariano Tenconi Blanco. Actúan: Yanina Gruden y Luciano Ricio. Escenografía: Oria Puppo. Luces: Matías Sendón. Vestuario: Merlina Molina Castaño. Música: Ian Shifres. Letras de canciones: Mariano Tenconi Blanco. Videos: Gabriel Jofré, Mariano Tenconi Blanco. Movimientos y coreografías: Carolina Borca. Voz en Off: Maruja Bustamante. Fotografía: José Serrano. Diseño Gráfico: Gabriel Jofré. Asistente de escena: Osvaldo Clement. Asistente de dirección: Belén Chaud. Producción y Prensa: Carolina Castro. Dirección: Mariano Tenconi Blanco. Timbre 4: Sala México.

Bibliografía

Bustamente, Maruja, 2014. “Dios tenía algo guardado para nosotros” en Hija boba y otras obras. Buenos Aires: Blatt & Ríos: 149-179.

1 Según gacetilla de Prensa.

2Según el Programa de mano de Futuro (2015) cuando se estrenó en el Cultural San Martín, en relación a la Cía Teatro Futuro.